SANTA ROSA DE COPÁN, COPÁN. Miembros del Ministerio Público, agentes de la ATIC y Medicina Forense realizan un peritaje completo en la casa de Sherill Yubissa Hernández Mancía.

Hoy se realizó la trayectoria balística, así como la prueba del funcionamiento del llavín en el apartamento de Sherill Yubissa.

Como se recordará, Hernández Mancía era una joven promesa originaria de la comunidad de Jesús de Otoro y el pasado 11 de junio compañeros de trabajo la encontraron muerta en el departamento que rentaba.

El dictamen médico legal preliminar de la autopsia de Sherill Yubissa determinó que la joven murió a consecuencia de una herida por proyectil de arma de fuego con traumatismo craneoencefálico abierto con laceración cerebral.

El mismo documento refiere que la manera de muerte es homicida, desde el punto de vista médico legal, firmado por Dicciana Ferrufino, médico autopsiante, con el visto bueno de la directora de Medicina Forense, Semma Julissa Villanueva.

Foto en vida de Sherill Yubissa Hernández Mancía.

DESDE LA ATIC DICEN QUE FUE SUICIDIO

Todo parece indicar que modificaron la escena tras cometer el homicidio. Tampoco los miembros de la ATIC permitieron el ingreso de un médico forense. Ni de la Policía Nacional, ni de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI). Se supo que el caso sigue siendo manejado por fiscales en Santa Rosa de Copán, punto donde ocurrió el hecho; no por fiscales de Delitos Contra la Vida en la capital hondureña, tal y como se dijo en un inicio.

FAMILIARES NO CREEN EN LA VERSIÓN DE LA ATIC

Inicialmente se manejó que la joven se habría suicidado. Sin embargo, Medicina Forense descartó dicha presunción y confirmó que la manera de muerte de la fémina fue homicida.

El reporte de autopsia refiere que el cadáver tenía muestras de sangre de la agente en sus extremidades. Esto es considerado por los investigadores como una situación inusual en una persona que se suicida recostada sobre una cama. Así lo sugirió el informe de levantamiento de cadáver.

Ante la situación, una prima de la agente expresó: “no creo que se haya suicidado. Sus principios eran bien arraigados. Ella participó en los grupos de la iglesia y era creyente de la palabra de Dios”.

MEDICINA FORENSE DESCRIBIÓ ALGUNAS SITUACIONES QUE PARECEN INCONGRUENTES 

“La escena está mala procesada porque quienes lo hicieron jamás habían hecho ese procedimiento. Debieron esperar a que llegaran más agentes de otras dependencias”.

También agregó que “otro detalle que no concuerda es que la fallecida haya destruido el celular y lo metiera en un vaso de agua”. Sin embargo, fuente de Medicina Forense asegura que incluso es muy pronto para determinar si el disparo que presenta en la cabeza fue la causa real de su muerte.