TEGUCIGALPA, Honduras. – Los familiares y amigos del activista del Partido Nacional, Mario Rainiery González Sánchez, se presentaron a la morgue para reclamar el cadáver del hoy occiso.

En este sentido, en las últimas horas de este martes, con mucho dolor la familia de Sánchez retiró de este centro los restos de su pariente.

En torno a esto, fue llevado al velatorio que ya habían preparados estas personas en su casa.

Sin embargo, según testigos González Sánchez era una persona honesta. Mencionaron que por muchos años luchó por el bien de Honduras a través del Partido Nacional.

Un amigo del activista señaló:

“Un ejemplo a seguir, es para mí el señor Gonzáles, lo admiraba mucho, me duele lo que le ocurrió”.

No obstante, añadió que las autoridades deben investigar este asesinato.

Te puede interesar: Los perfiles de los amigos del extinto Carlos Collier

Mario Rainiery González Sánchez fue ultimado frente a su familia

Mario González era activista político del Partido Nacional.

Gonzáles fue asesinado el pasado lunes frente a sus familiares. Este homicidio lo realizaron varios individuos fuertemente armados.

Según informe preliminar, sicarios llegaron en horas de la noche hasta su vivienda, la cual está ubicada en la colonia 21 de Octubre de la capital.

La víctima se encontraba en su casa de habitación junto a su esposa embarazada y sus dos hijos menores de edad. Los malhechores dejaron un rótulo con la leyenda:

“Este es un ejemplo para los que apoyan a JOH”.

Juan Fernando González es aspirante a diputado por el partido Unificación Democrática (UD) y hermano del fallecido. Denunció ante los medios de comunicación que su pariente había recibido amenazas desde el pasado sábado. Esto, mediante estuvo pegando volantes en su colonia.

Juan Fernando González, hermano del ahora occiso.

Fernando Gonzáles relató el suceso que le quitó la vida a su hermano.

«Mi hermano fue asesinado frente a sus hijos y su esposa con 15 disparos de una arma de fuego», argumentó Fernando González.

Además, añadió que ya lo habían amenazado, le habían dicho que dejara de trabajar en política.

«No creíamos, pero esas amenazas las cumplieron y nos da pesar que hayan hecho eso a una persona que tenía liderazgo y solo hacia el bien”. Enfatizó Juan Fernando González.

Asimismo, finalizó contando que su hermano estaba en su casa ya listo para dormir y los asesinos empujaron la puerta trasera. Acto seguido, vieron a la esposa primero, pero le dijeron que con ella no tenían nada, luego le dispararon a su hermano.