RESERVA MORAL…POR FAVOR

312

Patricia Murillo Gutiérrez

Con fino traje, calzado y lociones el señor Gerardo Facusse le gritaba a pulmón batiente al defensor de los Derechos Humanos, abogado Wilfredo Méndez, que ellos, miembros de ONG evangélicas y unos pastores de la cúpula de la Confraternidad Evangélica (que por cierto no olvidamos su apoyo decisivo al Golpe de Estado,  con el pastor Oswaldo Canales a la cabeza y jamás dijeron  nada por la sangre de tanto prójimo), son la reserva moral de Honduras  y esa autosuficiencia  potenciada  cuando miraba una cámara de televisión, reflejaba la soberbia que da el paradigma religioso cuando se ha fanatizado, cuando es sectario y cuando esta al servicio de los opresores de un pueblo que gime y solo reclama la justicia.

Y Gerardo y  los que representaba,  reveló su  enorme amnesia sobre lo dicho por el Maestro de Galilea: “Dad a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar”. Olvidando también que estamos en un Estado Laico donde nadie puede ser discriminado en funcion de sus creencias etc.

Gracias al mundo burbuja que se ha fabricado Facusse junto a otros pastores que están tan cerca del dinero y del poder terrenal y tan alejados del evangelio liberador,  ese  que opto por los pobres  y con el compromiso por la justicia social, olvida que vive en Honduras,  un territorio habitado por un 75 por ciento de personas en pobreza y miseria , a las que muchos  hombres religiosos adormecen con su labia, ofrecimientos etéreos y mensajes de miedo que trasmiten desde sus cultos y púlpitos, a fin que siga esa masa  dominada y no abra los ojos y se entere que el cielo  y el infierno  comienzan en la tierra.

Y que si existe una clase que acapara casi todos los bienes dados por el Señor para el disfrute general y en ningún momento son ungidos ni  escogidos por el Dios de la Justicia y la verdad, todo lo contrario, son escupidos por el mismo, por tibios, porque no estan comprometidos con el prójimo y porque llegaron a este mundo a depredar a su hermano.

Honduras señor Facusse y pastores mundanos que acuerpan la viciada escogencia de la futura Corte Suprema de Justicia, no quiere seguir siendo ese potrero deshumanizado, militarizado y envilecido que han construido para su gozo una pequeña capa de políticos y poderes económicos y militares corruptos, en demerito de grandes mayorías que ya se fueron de este mundo y jamás  fueron dignificadas, mucho menos de los millones que hoy rechazan este modelo que ustedes han instaurado y solo deja sangre, pobreza y dolor.

Por eso es vital una Corte Suprema que no sea más de lo mismo. Por eso el pueblo pide la CICIH.

Le daré un ejemplo de los dislates que aquí ocurren y donde no grita Facusse y comparsa:
Vea como fueron agredidos, apaleados, gaseados y hasta  pisoteados varios hombres y mujeres periodistas y camarógrafos  aquí en  Honduras, no en Venezuela ni en Cuba, el pasado martes  primero de Septiembre, simplemente por cumplir su tarea de  informar a la opinión pública sobre que estaba pasando en la toma del puente  de Quebrada Seca entre El Progreso y Tela.

Este grave delito a la Libre Expresión, al derecho del pueblo a saber queda silenciado por ustedes pastores  o lobos con piel de pastor. Esa  agresión contra la Libertad de Expresion no es motivo de reproche  para quienes son los lavadores de la conciencia de la dictadura que hoy  oprime a Honduras. Claro ahora entendemos que clase de reserva moral son ustedes: puras tumbas blanqueadas.