Reclusas de Cefas habían recibido amenazas; familiares piden separación de bandos

516
privadas de libertad
Advirtieron que pronto podría ocurrir una nueva masacre.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Sobre la muerte de seis féminas en el amotinamiento que ocurrió ayer a las 11 de la noche en la cárcel para mujeres Cefas, ubicada en Támara, los familiares de las privadas de libertad pidieron al Instituto Nacional Penitenciario (INP) que separen los bandos que se encuentran en un mismo modulo para evitar nuevos ataques.

La presidenta de la Asociación de Familiares de Privados de Libertad, Delma Ordóñez, manifestó que los parientes de las reclusas la contactaron en horas de la noche de ayer cuando se conoció lo del amotinamiento.

«Aparentemente fue una pelea entro dos grupos, entonces, lo que están solicitando es que separen a estos grupos. Piden que las dividan porque están aparentemente conviviendo en los mismos módulos, en la misma área», dijo Ordóñez.

Los familiares de las privadas de libertad, ante la preocupación que estos amotinamientos vuelvan a suceder, exigieron que las autoridades procedan a separarlas para evitar la convivencia en el mismo espacio, lo cual da lugar a reyertas.

«Ellas aseguran que no es un amotinamiento, sino que es una pelea, donde un grupo atacó al otro. Como familiares queremos que el Instituto Nacional Penitenciario, por medio de la dirección de Cefas proceda a separar estos dos grupos que están en este problema», señaló la representante de los familiares de las reclusas.

Lea también: Identifican a las seis mujeres muertas y dos heridas en Cefas

Privadas de libertad estaban amenazadas

La preocupación es que les comunicaron que habían hasta ocho reclusas fallecidas, aunque luego el INP informó que murieron seis y dos resultaron heridas.

Asimismo, los parientes lamentaron que hay, incluso, hay niños de uno a cinco años de edad dentro de ese centro carcelario. Por lo cual, su integridad peligra en todo momento.

«Es el momento de que reacciones, por favor. Estamos preocupados, indignados y alterados. Lo que puede suceder es cada día una noticia nueva sobre los centros penales. Lo que pedimos es que actúen ahorita y separen a estas mujeres», reiteró Ordóñez.

Los familiares recalcaron que las reclusas quieren pasar su condena en paz. Por ello, es necesario poner los grupos en áreas separadas, para evitar conflictos. Como Asociación de Familiares ya habían recibido denuncias, sobre todo, de madres de las privadas de libertad, donde habían comunicado que un grupo de reclusas amenazaba a otro.

«Habíamos tratado de varias formas, pero no creíamos que se hubiera dado en este momento, así que pedimos a las autoridades del INP y Cefas que actúen o esto seguirá dándose», cerró.

Las privadas de libertad, se comunican con sus familiares y alertaron que hay otro modulo que pronto podría sufrir un ataque, al parecer se trata del módulo 89. Por lo cual, proceder es cosa crucial para evitar otro amotinamiento.