Recapturan a “Cañaña” y “Tatán”, menores fugados de centro Renaciendo

313
centro renaciendo
Los menores se habrían fugado utilizando un agujero desde el interior del centro de rehabilitación.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Recapturan a dos de los cuatro menores infractores que se fugaron del Centro de Rehabilitación Renaciendo, ubicado en el Valle de Támara, Francisco Morazán, e pasado sábado 9 de junio.

La captura se produjo la mañana de hoy en la colonia Suyapa del sector Chamelecón de San Pedro Sula, zona norte de Honduras. Los detenidos fueron identificados solamente con los alias de “Cañaña” y “Tatán”.

Ambos capturados son miembros activos de la Pandilla 18 y se fugaron el sábado pasado pasado. Los jóvenes ya están en manos de las autoridades policiales para su respectivo proceso legal y reintegro al centro.

Los hechos

El pasado sábado en horas tempranas, las autoridades de Renaciendo reportaron la fuga de cuatro menores. Según informaron, los agentes penitenciarios encontraron un agujero en desde el interior del centro de rehabilitación.

Por lo que se conoció que dos jóvenes intentaron huir por ese agujero, pero fue una acción fallida. Minutos después, pasaron lista de internos en el centro y se confirmó que faltaban cuatro menores de la Pandilla 18.

La alerta de fuga se reportó a las 6:50 a.m. y desde ese momento se desplazaron varias unidades policiales. En el sector montaron varios operativos y retenes para dar con su paradero y recapturar a los menores de edad.

Lea también: Olanchito: ciudadanos persiguen y arrestan a supuesto ladrón

Túnel

Esta modalidad de escape por medio de túneles no es nuevo en este centro de rehabilitación. Por lo cual, los elementos de seguridad están obligados a permanecer en constante alerta ante cualquier indicio de fuga.

A principios de este año, un túnel fue localizado por los miembros de seguridad que laboran en ese centro. Este conducto presuntamente lo construyeron los menores infractores,, según las autoridades internas.

Informes preliminares indican que el túnel se encontró entre los módulos dos y tres. Son alrededor de 500 infractores los que permanecen recluidos en centros especiales en Honduras.