Reapertura inteligente: En este orden se incorporarán empresas y regiones

584
reapertura inteligente
Ya empezó la fase preparatoria para la reapertura económica en Honduras. Los negocios comenzarán a abrir puertas el ocho de junio, en base con regiones divididas por cuatro aspectos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Hoy, 1 de junio inició la jornada preparatoria para la reapertura inteligente de la economía en Honduras, la cual se pondrá en marcha en una semana, el lunes ocho de junio.

El reinicio progresivo de actividades estará sujeto a un enfoque territorial que designó un equipo de trabajo estatal. Por tanto, se condicionará la reanudación en torno a la evaluación de cuatro aspectos.

En un informe provisto por el Gobierno, se desglosa una serie de mapeos del territorio nacional, dividiendo los municipios según su densidad poblacional, incidencia de casos COVID-19, capacidad de atención médica y relevancia económica.

Cada imagen contiene una leyenda, donde se explica que el color rojo significa «alto», el color amarillo «medio» y el verde «bajo».

De igual interés – Psicólogo: ¡No todo es malo! La pandemia cambió el mundo para siempre

Densidad poblacional

La primera variable es la densidad por área. En ese sentido, el análisis la expresa en habitantes por kilómetro cuadrado.

El material indica que es un factor vinculado al riesgo de contagio, dado que, entre más personas hay, existen más probabilidades de aglomeraciones. Eso, «aún bajo los parámetros de confinamiento establecidos por el Gobierno», según explica el documento.

En el primer mapa mostrado, se establece que la región oriental del país tiene una baja concentración de gente. Comprende la totalidad de Gracias a Dios y Olancho. La misma calificación aplica para la mayoría de Colón y La Paz, porciones de El Paraíso, Yoro y el norte de Francisco Morazán, entre otros.

También se apuntan en el espacio verde San Marcos de Colón, Duyure, Morolica y Apacilagua en Choluteca.

Mientras que la densidad «media» (color amarillo), abarca casi todo Copán, Santa Bárbara, Valle, y Choluteca. En El Paraíso, se suma a esta categoría el área de Danlí y otros territorios próximos a la zona sur. También aplican en este apartado la parte mayoritaria de Ocotepeque, Lempira e Intibucá.

Por Colón se suman aquí Sonaguera, Tocoa y Sabá. Además, El Porvenir, Jutiapa y Tela por el departamento de Atlántida. Por Cortés, aplica a San Francisco de Yojoa, Santa Cruz de Yojoa y San Antonio de Cortés, además de Omoa en la región más nórdica, entre otras.

La zona «roja», con una alta densidad poblacional es mucho más reducida. Ahí se encuentran el Municipio del Distrito Central (MDC), Siguatepeque, La Ceiba, Nueva Arcadia (Copán), San Lorenzo (Valle) y El Progreso (Yoro).

Por el departamento de Cortés se añade la mayor cantidad de sitios. Están involucrados San Pedro Sula, Choloma, Puerto Cortés, Villanueva, La Lima, Pimienta y Potrerillos.

Incidencia positiva

El segundo aspecto listado es la incidencia de casos de COVID-19. Se basa en los datos provistos por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER). Hasta el momento se han reportado 5,502 contagios en Honduras.

Las áreas más afectadas por la propagación del padecimiento son el MDC, la capital industrial, Villanueva y Choloma, por lo que se distinguen en un color rojo oscuro dentro del mapeo.

En la parte amarilla, con una incidencia «media», hay varias zonas. Entre ellas, Juticalpa y Patuca por Olancho. En Colón, están incluidas Sabá, Sonaguera y Tocoa. Gran parte de Choluteca también, exceptuando su área oriental. Asimismo, la una gran porción territorial de Atlántida.

El color verde extiende por muchos espacios de todo el país cinco estrellas pues, afortunadamente, los epicentros de la enfermedad no se han extendido más allá de Cortés y Francisco Morazán.

Capacidad de atención médica

Un factor en el que está reprobado Honduras es en la disponibilidad de acceso a la Salud. Ha sido perceptible como la pandemia llegó a desnudar, cada vez más, el deterioro en el sistema sanitario.

En virtud de lo anterior, el mapeo correspondiente a la capacidad de atención médica está repleto de tintes rojos, con uno que otro destello amarillo y un puñado de sitios en verde.

Los únicos lugares que se «salvarían» en este aspecto son Danlí, La Ceiba, San Pedro Sula y Tegucigalpa y Comayagüela.

Relevancia económica

Tildado en ocasiones de inhóspito, la totalidad del departamento de Gracias a Dios está coloreada de rojo en cuanto a sus aportes económicos a la nación. Lo mismo pasa con la región nor-oriental de Colón y Olancho.

Se suman, además, Trojes y otros territorios en el sur de El Paraíso. Lempira también se cataloga como improductivo económicamente en varias de sus áreas, principalmente en la zona sur. Intibucá sostiene un panorama similar.