Real Madrid dejó ir el liderato de La Liga, una vez más

465
Real Madrid
Real Madrid cayó ante el Betis y perdió el liderato de La Liga.

REDACCIÓN. El Real Madrid entregó el liderato en una noche terrible, donde perdió ante un Real Betis que hizo ver muy mal a los muchachos de Zidane que no encuentra respuesta para lo que se vio en el Benito Villamarín.

El Betis fue superior en casi todos los planos, desde el físico, administrando sus esfuerzos, al táctico, con Fekir en plan pesadilla. Al equipo de Rubi se le dan muy bien los equipos de alto nivel como el Barça, pero los azulgranas reaccionaron entonces con fútbol. Justo lo que faltó a un líder que no supo defender su renta.

O mejora o dejará ir la Liga ante un Barça que sufre, pero gana. El Madrid ni eso. El naufragio se intuyó desde bien pronto.

Desde el fiasco en Palma no se recordaba una primera parte tan floja del Madrid. Desperdició el contagio anímico del Clásico y sesteó en el Villamarín ante un equipo de pie fino, que crece si no le exigen.

De nuevo experimentó Zidane con la alineación metiendo a Lucas Vázquez en banda diestra para apoyar a Militao, lateral en lugar de Carvajal. Los madridistas echaron de menos su vigor en la presión.

Es indemostrable si con Fede Valverde el Real Madrid habría sido más intenso y certero, porque frente al Barça tampoco se afinó como interior diestro. Zidane dosifica al uruguayo a menudo, como si quisiera conservar su energía. En cambio, es seguro que Modric y Kroos no dominaron el juego, y al Betis le costó muy poco superar líneas y llegar a posiciones de ataque.

Lea también: Abogado de Ronaldinho: «No entendió que le dieron unos documentos falsos, él es tonto»

Betis fue más que el Real Madrid 

En medio del naufragio general, Modric se ganó la continuidad cuando Zidane, con mucho retraso, intervino con los cambios. Después del cambio obligado por la lesión de Marcelo, Mendy al campo, entró Mariano por Kroos, y el equipo notó que subían las revoluciones.

Modric puso a prueba a Joel y en el rechace del portero Mendy remató al larguero. Con la derecha. De todos modos, el Betis tenía claro cuál era el flanco débil del Madrid, el de Militao. Se fue, habilitó a Canales y el centro atrás permitió la volea de Guardado, que se fue junto al paral.

Un error tremendo, un pase horizontal de Benzema en la salida cogió mal parado a Ramos, robó Guardado y sirvió a Tello para que anotase fácil junto al palo.

Justa recompensa para la entrega verdiblanca, superior en juego a su rival. Ya con Valverde en el campo, el Madrid buscó el empate como los malos estudiantes. A última hora, sin orden ni concierto. Pudo empatar, es cierto, pero no lo mereció. Y lo reconoció Ramos tras el duelo. El Madrid está empeñado en complicarse la Liga.