Raúl Pineda: “Sin observación de la UE, elecciones serán cuestionadas”

235
Raúl Pineda
A criterio del analista Raúl Pineda, si las elecciones no cuentan observadores de la UE, las mismas serán “anémicas y cuestionadas”.

Tegucigalpa.  A criterio del analista político Raúl Pineda, si las elecciones generales no cuentan con la participación de los observadores internacionales de la Unión Europea (UE), las mismas serán “anémicas y cuestionadas”.

Cabe mencionar, que la misión exploratoria de la UE dijo ayer que hasta finales del mes de julio darán a conocer si enviarán o no su equipo de observadores en el próximo proceso electoral.

En ese sentido, Pineda expresó que “obviamente, si las elecciones no tienen la observación de la UE va a presentarse anémico, debilitado y cuestionado. Eso se va a reflejar en la eventual ayuda que estos países dan al nuestro”.

Acotó que la presencia de misiones  de observadores de diferentes organismos internacionales o países amigos legitiman los procesos electorales.

Lea también: Próximo mes se sabrá si vienen o no observadores de la UE a elecciones

Al mismo tiempo, expresó el analista que la dirigencia política del país tiene que entender el mensaje que está mandando la UE.

“Es una situación inédita, ya que uno de los observadores de los mayores cooperantes con el gobierno de Honduras, expresa que no está conforme con la forma en la que se está manejando el proceso electoral”, comentó Pineda.

De igual forma, explicó que además de la inconformidad de parte de la misión está el factor que las elecciones son “exageradamente caras” y resultan poco confiables.

Cuidan su “vaca sagrada”

La misión exploratoria de la UE decidirá si envían o no su equipo a finales del mes de julio.

Entre tanto, el experimentado hondureño en temas políticos aseguró que “estamos tratando con una comunidad internacional que cada día cuida esa ‘vaca sagrada’ del siglo 21 que se llama democracia”.

Aseguró que las posibles consecuencias de la futura decisión las pagará el pueblo hondureño.

“Por eso hay que ponerle atención a este mensaje y entender que no se deben ganar las elecciones a como dé lugar”, manifestó.

Podría interesarle: Unión Europea envía misión exploratoria electoral a Honduras

Detalló el también abogado de profesión que ante eso siempre hay parámetros, reglas y procedimientos que ningún partido político está relegado a cumplir con estos principios.

De acuerdo a lo informado por el jefe de la misión exploratoria de UE la cantidad que erogarían en enviar a los observadores rondaría los tres millones de euros.

Posible escenario

Raúl Pineda, analista político hondureño.
En relación al escenario de que la UE no envíe sus observadores, Pineda dijo que «esto puede desarrollar una reacción en cadena.»

“Estamos escuchando diversos partidos de oposición que están amenazando con no reconocer los resultados.  Y si la cooperación internacional no envía observadores el gobierno que surja como resultado de las elecciones va ser un gobierno débil, con resentidos a lo interno y externo”, sostuvo.

Aseguró que esa medida no vendría a ayudar a la gobernabilidad democrática del país. Al mismo tiempo comentó que no es conveniente que una fuerza política tenga todo el poder electoral.

Vea también: Identifican dónde hubo financiamiento del narcotráfico en campañas políticas

“Yo siento que el proceso se lleva mal por culpa de todos. No es conveniente que una fuerza política tenga en la fuerza electoral partidos creados artificiosamente para tener a la oposición arrinconada”, señaló Pineda.

Explicó que en la actualidad la correlación de fuerzas en las mesas electores habría una desventaja de siete a favor del partido de gobierno y, dos con la Alianza de Oposición y el Partido Liberal.

“Conociendo las formas en que se desarrollan las elecciones en Honduras todo puede pasar. Claro, si a esto se le agrega el componente de la transmisión de datos que está altamente cuestionada por la oposición”, precisó.

Finalmente, el analista político aseveró que todavía hay tiempo para entrar en una etapa de rectificación. Además de entender que Honduras tiene pasar de la “semi-democracia” a la democracia plena.