Ramón e Isla, un sello de amor que sorprendió a muchos

409

CORTÉS, HONDURAS. “Lo que Dios ha unido no lo separe el hombre” fueron las palabras últimas en la celebración antes de declarar en marido y mujer a Ramón Bonilla e Isla, quienes contrajeron matrimonio en este mes tan especial, lleno de colorido y de profundo amor.

Para estos «tortolitos» las palabras sobran y llenan su entorno con las flores de un mismo lenguaje amoroso.

Encontrar a tu pareja ideal es algo que no se planea, sino que surge de forma espontánea. Nunca sabes cuando encontrarás a esa persona que te cambie la vida para siempre pero cada historia de amor es totalmente diferente al resto.

[ot-caption title=»» url=»http://www.tiempo.hn/wp-content/uploads/2016/02/boda-2.jpg»]

Ramón e Isla son empleados de una maquila en el sector de Villanueva y decidieron casarse enn su centro de labores entre sonrisas y miradas de amor, la pareja pronunció el “sí acepto”, ante la mirada atenta de sus padres, ejecutivos y compañeros como testigos de honor.

Esta es una de esas bodas muy peculiares, pero estuvo adornada por sonrisas gigantes, todos queriendo tomarse esa foto de portada…esa postal para la historia.

Ramón e Isla forman parte de una historia de amor diferente pero romántica, humilde pero rica de felicidad.  El color rojo de la sangre decoró el ambiente y bombeó sus corazones ese día.

Ambos se dieron el «sí» sin pensarlo dos veces, con el corazón en la mano como símbolo de su amor y con un intenso pero precisado sentimiento de excelencia.

 

Por: Ariel Trigueros

Correo: jerson.trigueros@tiempo.hn