¿Le cuesta tragar al comer? Puede ser acalasia: síntomas, causas y diagnóstico

121
la acalasia síntomas y causas
Generalmente las personas no prestan atención cuando tienen problemas para tragar la comida.

REDACCIÓN. Es probable que le haya pasado que está comiendo y no puede tragar correctamente. Puede pensar que solo tiene problemas en las amígdalas y lo deja pasar, pero, puede ser que esté padeciendo de la acalasia.

La acalasia es una de las enfermedades que se agrupan en los trastornos motores del esófago. Se produce a cualquier edad, pero suele manifestarse entre los 20 y 60 años. El comienzo es insidioso, con progresión gradual a lo largo de meses o años.

Lea también: Hábitos saludables para evitar las enfermedades; ¿Cuáles son?

Síntomas

Los síntomas más frecuentes son la dificultad para tragar los alimentos (disfagia) y la regurgitación de los alimentos desde el estómago a la boca. En algunos casos puede aparecer dolor retroesternal, pérdida de peso, asma o halitosis (mal aliento).

Como es una enfermedad rara en los niños se diagnostica de forma tardía.

Al final del esófago está el esfínter esofágico inferior (EEI) que permanece cerrado mientras no se están tragando los alimentos, evitando así que éstos y el ácido del estómago suban a través del esófago.

Mientras se traga, las señales nerviosas le indican a la musculatura del esófago que se contraiga para empujar la comida hacia abajo a lo largo del esófago y permitir que el esfínter esofágico inferior se abra. Pero con la acalasia, se produce una alteración en las señales nerviosas del esfínter, dando lugar a que la actividad muscular del esófago no sea coordinada y que el EEI no pueda abrirse completamente.

Estas alteraciones motoras provocan que se produzca una acumulación de alimentos que no pueden pasar al estómago con lo que la parte inferior del esófago se dilata, apareciendo los síntomas y complicaciones de la enfermedad.

Diagnósticos

El diagnóstico se basa en los síntomas referidos por el paciente y una serie de exploraciones que constatan las alteraciones motoras referidas. Estas pruebas pueden incluir:

  • Manometría esofágica: Se inserta un tubo a través de la boca y por el esófago que detecta la presión del esófago y la hipertonía (aumento de tono muscular) del esfínter esofágico inferior.
  • Esofagrama: Radiografías del esófago tras la ingesta de un líquido de contraste que permite dibujar la silueta del esófago. Típicamente el esófago aparece dilatado en su parte proximal y estrecho en su parte distal.
  • Gastroscopia: Se inserta un tubo de fibra óptica en el esófago que permite observarlo directamente. Se realiza sobre todo para descartar otras causas de estrechez en el esófago (como un tumor).

Información verificada en «Salud, canales MAPFRE».


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: http://bit.ly/2LotFF0.