Capturan dos proxenetas que ofrecían masajes en Tegucigalpa

1837
proxenetas
Hay negocios donde ofrecen supuestos masajes, pero en realidad de se dedicaban al servicio sexual.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. La Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) capturó a dos proxenetas que anunciaban supuestos «masajes» para llevar a cabo el delito de la explotación sexual en la colonia Kennedy y en Las Colinas.

Por medio de un allanamiento realizado el lunes 27 de enero se encontró a dos mujeres jóvenes que se dedicaban a la prostitución.

De esa forma, las autoridades identificaron a la capturada como Francisca Zelaya Pérez. Ella era la proxeneta que se lucraba de las trabajadoras sexuales que laboraban en ese lugar y les cobraba la mitad de lo que ellas ganaban.

Luego de la detención, un juez de Letras de lo Penal le dictó por medio de una audiencia inicial, un auto de formal procesamiento con la medida cautelar de prisión preventiva contra la detenida. La autoridad la sentencio por el delito de proxenetismo.

A través de la investigación, se indicó que la imputada desde el año 2010 era propietaria de una casa de masajes que funcionaba en la colonia Kennedy.

Señalaron que en la fachada de la casa, había un rótulo que anunciaba «masajes relajantes». Sin embargo, el verdadero trabajo que se realizaba ahí era de tipo sexual.

Lea también: Supuesto cabecilla de la MS-13 fue arrestado en Villanueva

Proxenetas escondían prostíbulos tras negocios con nombres falsos

Respecto al delito de proxenetismo, las autoridades también dictaron auto de formal procesamiento con prisión preventiva contra Sandra Araceli Sabillón.

De esa forma, las autoridades manifestaron que la Unidad de Explotación Sexual del Ministerio Público (MP) recibió información de forma anónima. En el mensaje, les indicaban que hay negocios donde ofrecen supuestos masajes, pero en realidad de se dedicaban al servicio sexual.

Gracias al aviso, los agentes que desarrollaron el operativo realizaron el allanamiento en la “Clínica de Relajamiento”, ubicada en la colonia Las Colinas, en Tegucigalpa.

Los testigos que formaron parte de este caso, relataron que las mujeres cobraban L500 por cada masaje, cuya suma debía ser entregada a los dueños del negocio. Indicaron que solo tenían un día libre a la semana y que sus horarios de trabajo eran de 10:00 de la mañana a 9:00 de la noche.

En cuanto a la audiencia preliminar del caso, esta se programó para el martes 25 de febrero a las 11:00 de la mañana.