Primi Maradiaga: «Voy a enfrentar a Honduras de la mejor manera»

337

LA CEIBA- El nuevo entrenador de la selección salvadoreña de fútbol, Ramón Maradiaga se despidió del plantel de jugadores en el camerino luego que el Vida derrotara 2-1 al Honduras Progreso el pasado sábado. Este día se despedirá de todo el plantel en la sede del club.

“Aquí hay un buen equipo y con buenos jugadores, me voy con la frente en alto”, fue parte del discurso de despedida de Ramón ante sus dirigidos al que lo deja en zona de clasificación después de dos torneos sin lograr conseguir el pase siquiera a los repechajes.

En Honduras, Maradiaga solamente se ha limitado a decir que todo está arreglado en un 80% y el martes estará saliendo con destino a San Salvador y será presentado el próximo miércoles como el sustituto de Jorge “Zarco” Rodríguez quien retornará al Isidro Metapán equipo que ha hecho campeón en tres torneos pero que sin su presencia caminan en la penúltima posición.

Pero en declaraciones vertidas a El Grafico de ese país, Maradiaga menciona que solamente está a la espera de los pasajes aéreos y que ha tenido un acercamiento con Hugo Carillo y Jorge Cabrera, dirigentes de la Fesfut y producto de los mismos solo falta firmar el contrato. “Estaría llegando con mi asistente Gilberto Yearwood ya que el preparador físico Luis Giribaldi está recibiendo una capacitación de Fifa”, expuso.

“Recibo esta oportunidad que se me presenta con mucha ilusión y orgullo ya que siempre dirigir a un combinado nacional es un compromiso de nación que tomo con mucha responsabilidad. La FESFUT confía en uno, eso me compromete de lleno, ya lo he dicho que mis abuelos paternos y maternos eran salvadoreños y eso provoca esa afinidad con El Salvador porque también en mis venas corre sangre salvadoreña”, continúo manifestando Maradiaga a este medio de comunicación.

El de Amapala dijo que lo tomó por sorpresa la llamada de esa federación porque creyó que iban a darle continuidad a Rodríguez después de haber logrado sobrepasar de Curacao. “Cuando recibí la llamada el pasado viernes me sentí halagado y con la idea de poder conversar para llegar a un feliz acuerdo el que gracias a Dios se dio”, manifestó.

Sobre sus duelos contra Honduras en el Grupo A que también integran México y Canadá, respondió que “esto es trabajo, está dentro de las posibilidades como entrenador vivirlo. Pero acá no hay nada extraño o diferente, cuando me fui a Guatemala se me dijo que era como que estaba acusando a mi mamá en el juzgado. Yo soy un profesional y voy a enfrentar a Honduras de la mejor manera”, aseveró.

SERÁ SU QUINTA ELIMINATORIA

Con esta participación con El Salvador, Maradiaga dirigirá en cinco eliminatorias mundialistas de las cuales no ha logrado clasificar en ninguna de ellas. Son tres selecciones y todas ellas centroamericanas.

Su primera experiencia fue con Honduras rumbo a Francia 98. En ese tiempo fue cuando se le ganó por primera vez a México en el Morazán de San Pedro Sula, lastimosamente no se le pudo ganar a Jamaica en este mismo estadio y en la última jornada, los caribeños le ganaron a los aztecas en Kingston para hacer inútil la goleada a San Vicente por 11-3. No hubo hexagonal.

A pesar de este traspié, fue ratificado en su cargo rumbo a Japón-Corea 2002 y armó una de las mejores generaciones de futbolistas en la selección nacional, logrando el tercer lugar en la Copa América 2001. Camino al mundial, dos derrotas en casa, contra Costa Rica en Tegucigalpa y otra ante Trinidad y Tobago en el Olímpico lo dejaron fuera.

Para Alemania 2006 fue la selección de Guatemala quien confió en su persona y se convirtió en verdugo de Honduras empatando 2-2 en San Pedro Sula y derrotándonos por la mínima en el Mateo Flores. Ya en la hexagonal final se vino abajo al término de la primera vuelta donde perdió tres encuentros en fila.

Su peor participación la firmó camino a Sudáfrica 2010 donde quedó tercero de grupo. Un empate en casa ante Trinidad y Tobago y una derrota en La Habana lo confinó a la eliminación, estableciendo un record que ningún entrenador igualó: dirigir cuatro eliminatorias consecutivas sin llegar a un mundial.