Primeros pasos en EEUU para reabrir economía y volver a normalidad

0
610
EEUU
Barberías y salones de belleza son algunos de los negocios habilitados en varios estados de EEUU.

ESTADOS UNIDOS. Tras más de un mes de cuarentena obligatoria a causa de la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19, varios lugares comenzaron a dar los primeros pasos para reabrir la actividad económica en Estados Unidos (EEUU).

Al respecto, el gobernador de Alaska, Mike Dunleavy, permitió la reapertura de salones y restaurantes en la mayor parte del estado el viernes. Por su parte, Oklahoma permitió que algunas empresas de cuidado personal reabrieran para citas el viernes también.

Misma situación se comenzó a ver en California, donde incluso, varias playas que había cerrado, también reabrieron al público. No obstante, las actividades las están retomando con limitaciones.

Georgia, estado agresivo en reapertura

Hasta ahora, la reapertura más agresiva se ha desarrollado en Georgia. El gobernador Brian Kemp ordenó abrir peluquerías y salones de belleza, gimnasios, boleras, estudios de tatuajes y masajistas el viernes.

De interés: EEUU: Cámara de Representantes investigará decisión de quitar financiamiento a la OMS

En tanto, los teatros y restaurantes lo harán este lunes. Estas acciones se producen a pesar de las advertencias de expertos en salud, alcaldes locales e incluso del presidente Donald Trump.

Lo anterior, debido a que el influyente modelo de Covid-19 del Institute for Health Metrics and Evaluation, por ejemplo, cita que el distanciamiento social no debería relajarse en Georgia, sino hasta el 22 de junio.

Las empresas que reabran deben tratar de mantener el distanciamiento social y tomar medidas para mantener a su personal y clientes seguros. Sin embargo, eso no siempre es posible en negocios con un contacto tan cercano, mencionan en la nación del norte.

EEUU: emprendedores temen perder sus empresas

Uno de los ejemplos es Carlos Davis, un barbero que tiene constituido su propio negocio en Albany, Georgia. Este pequeño empresario reveló que solía tener unos 200 clientes todos los días.

No obstante, el 24 de abril, el primer día que se le permitió reabrir desde la pandemia del Covid-19, solo ingresaron alrededor de 30 clientes.

Usando guantes, una máscara facial de construcción y un protector facial, Davis dijo que estaba tomando precauciones para proteger a su personal y a sus clientes. Un trozo de papel en la puerta describía las pautas obligatorias para los clientes.

El barbero detalló que tiene miedo del virus, pero también teme perder su negocio y de lo que eso podría significar para él. “Si no corto, no como”, sostuvo tras la atención a sus primeros clientes desde que cerró obligatoria mente.