Hondureño voluntario explica su proceso al probar vacuna contra COVID-19

661
Tony García
Tony García es el primer hondureño en recibir las dosis de una vacuna experimental para erradicar el COVID-19.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El abogado Tony García se convirtió en el primer hondureño voluntario en recibir la prueba de la vacuna contra el COVID-19 creada por el laboratorio Moderna en Estados Unidos.

La lucha en favor de encontrar la cura al letal virus se ha vuelto un total reto para los científicos en todo el mundo. En la actualidad unas nueve vacunas están siendo estudiadas en «fase 3», o sea que están siendo aplicadas en humanos para conocer su comportamiento.

Tony García ya recibió las dos dosis de esta vacuna en Estados Unidos, Tiempo Digital se contactó con él para que comentara más a profundidad, cómo ha sido el proceso, desde el hecho de tomar la decisión, hasta hoy que las tiene en su cuerpo.

El profesional del Derecho explicó varios aspectos, que van desde el viaje a Moderna, la explicación que reciben, los síntomas post vacuna y cómo ha sido la evolución de su caso.

Lea además: Tony García recibe segunda dosis de vacuna experimental contra el COVID-19

¿Cómo se vuelve candidato a la vacuna?

Explicó que hace unos meses escuchó que se iba a iniciar con la «fase 3» y que habría que probar la vacuna en 30 mil personas, para así saber sus efectos, y dársela a los millones de personas. Eso es un protocolo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Yo escuché eso y también escuché que habían voluntarios en el mundo y me dije, a mi me gustaría ser voluntario», y ayudar de esa manera en esta lucha contra la pandemia del COVID-19, contribuyendo directamente y poniendo el «pellejo», calculando un riesgo y también un beneficio.

Si ya funciona, yo voy a quedar protegido, y si no funciona, ayudé, externó. Es un cálculo de lo hago o no lo hago; y dije, ¿ayudo? ¿alguien tiene que poner el pellejo? y de repente me va bien, entonces fue algo que yo quise hacer, explicaba.

Apliqué a varias vacunas, porque está Pfizer, Astrazeneca, Johnson & Johnson y Moderna, una no me no aceptó, otra no me contestó, pero Moderna me respondió a los dos meses diciéndome que si estaba interesado.

Esa misma semana por casualidad yo vi en las noticias que tenían escasez de voluntarios afrodescendientes y latinos. Dijo que los laboratorios buscan gente de todo el universo; latinos, blancos, chinos, mayores, menores mujeres, hombres, todo un grupo representativo.

De igual interés: Tony García: «Moderna me pagó $50; voy aplicarme la segunda dosis»

Ya en Estados Unidos, día 1 aplicación

El hecho es que me sentí interesado, me dije, «arriésgate que no pierdes», e hice «maromas» para irme a San Antonio, Texas; y así pude aplicarme la vacuna. Al llegar allá me explicaron lo que significa la dosis, los riesgos, posibles beneficios, múltiples preguntas sobre la vacuna, porque no se sabe si funciona o no, o por cuánto tiempo, no se sabe si pueden haber riesgos, «que aparentemente no los hay», mencionó.

Le agradecen a uno por prestar el cuerpo, ya que no es una mercancía, no se puede negociar, así que no se le puede pagar a nadie. Pero sí dan dinero para gasto del taxi, a mí me dieron 50 dólares. Esta vacuna son dos dosis, una va el día 1 y la otra treinta días después, la que tuve la semana pasada, dijo el abogado.

Síntomas después de recibir la primera dosis 

En la primera vacuna sentí un cansancio horrible, fue una profundidad de sueño que yo no quería despertarme, me sentía muy debilitado y tuve dolor de cabeza y un poco de fiebre, pero me tomé unas pastillas y eso se me lo quitó. Para el día siguiente en la tarde estaba como si nada, así me mantuve desde ese día, normal, normal, explicó en la entrevista.

Para la segunda dosis yo estuve informándome de los otros voluntarios y todos decían que las reacciones habían sido más fuertes, mucho más fuertes. Había gente que rechinaba los dientes del frío, un voluntario hasta perdió uno de sus dientes de tanto escalofrío que tuvo, otros sintieron dolores más fuertes de cabeza, o sea más fuertes las reacciones.

Entonces allí dije yo, bueno si me toca más fuerte que la primera vez, quiere decir que sí me dio la vacuna, porque me explicaron en el día 1 que, al 50 por ciento de los voluntarios les daban la vacuna y al otro 50 un placebo que es una agua salina.