Prevén agua solo para los primeros tres meses de 2020 en Tegucigalpa

605
"Si el año pasado vivimos racionamientos de 7 a 10 días del mes de agosto y septiembre los vamos a reducir a la mitad estamos hablando para los meses de marzo y abril", informó el titular de Copeco.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. El titular del Comité Permanente de Contingencias (Copeco), Gabriel Rubí, anunció que habrá agua solamente para los primeros tres meses del año  en la capital hondureña y se prevén uno o dos racionamientos a partir de marzo y abril.

Según el funcionario ayer se reunió con varios ministros y el presidente Juan Orlando Hernández, se constató que la represa Concepción a la fecha se encuentra a un 41% de su capacidad, la mitad en comparación a enero de 2019.

En ese sentido, Rubí dijo «efectivamente es dramática la situación», ya que se habló de temas de sequía en agosto pasado al mismo momento que se estaba en tiempo de lluvia.

Por lo tanto, se pronóstico un desabastecimiento del vital líquido para los centros urbanos más poblado del país. Lo anterior sucedería a partir de marzo y abril, a menos que se haga una distribución estricta del agua en los próximos meses.

«Si el año pasado vivimos racionamientos de 7 a 10 días del mes de agosto y septiembre los vamos a reducir a la mitad estamos hablando para los meses de marzo y abril».

De tal modo, que si se recibía agua tres o cuatros veces al mes, a partir de los meses en mención solamente se racionará el vital líquido una o dos ocasiones en ese periodo de tiempo.

Cabe recordar que la represa Concepción abastece al 60% de la población capitalina. De tal manera, que el racionamiento de agua sería una vez al mes para estos hogares.

Asimismo, Rubí enfatizó que «si el verano se prolonga y si las lluvias empieza en los meses de junio o julio la situación será verdaderamente drástica».

De igual interés: SANAA ejecuta medidas para garantizar suministro de agua por escasez

Se trabaja en un plan para darle un mejor uso al agua en época de sequía

Mientras tanto, el funcionario detalló que se reunió con el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER), «para que pongamos medidas claras y también un plan de trabajo».

A su vez, explicó que ese plan de trabajo contará con presupuesto para identificar las causas de estas sequías y la razón del porqué «no estamos aprovechando el recurso hídrico eficientemente».

Seguidamente, Rubí afirmó que se busca reconocer al parque vehicular que se dedica a vender el vital liquido. «Hemos visto que están cobrando 1,500 hasta 2,000 lempiras por tener acceso al agua y eso tampoco puede ser».

Medidas

En cuanto a las medidas para el agua, el funcionario destacó «la cámara hondureña de construcción empiece a implementar mejores prácticas para la construcción».

Un ejemplo sería la elaboración de tanques inodoros que tengan menor capacidad. Por lo cual, habrá un inferior consumo al habitual sostuvo Rubí.

A su vez, «tipo de reguladores o gobernadores en los grifos para que haya menos desperdicio de agua y eso se va dejar bajo un PCM. Igual al paralelo una cantidad de medidas para que todos nosotros aprendamos a tener mejores prácticas en nuestras casas».

Las Asociaciones de Juntas de Agua Potable y Saneamiento de Honduras se pronuncia ante la crisis

Por otra parte, las Asociaciones de Juntas de Agua Potable y Saneamiento de Honduras (AJAAPS), pormenorizó que este problema viene desde «hace días».

Esto, debido a que desde la construcción de la Concepción en los noventas, no se ha vuelto a edificar otro embalse. «Hoy la población ha venido creciendo fuertemente en la capital y a tal grado que hoy en día tenemos 100 millones de metros cúbicos en déficit».

Por tal razón, la AJAAPS exigió de urgencia la construcción de nuevos embalses, «no como Siniguare San José en Jacaleapa, que es una cuenca pequeña. Al hacer esas cortinas en esa cuenca San José, son inversiones que no serían muy productivas como lo sería Guaserique dos».

La asociación opinó que con la edificación de Guaserique dos se lograría un embalse de 60 millones de metros cúbicos del vital líquido. «Aquí no hay mucho que analizar o discutir, lo estudios están hechos».

«No ha habido voluntad política para la construcción de más embalses. Cuando entremos a marzo y abril la situación se va a volver caótica y esto va generar una serie de enfermedades», puntualizó AJAAPS.