Presidente guatemalteco acusado de corrupción rechaza marchas en su apoyo

365

CIUDAD DE GUATEMALA. El presidente de Guatemala, Otto Pérez, aseguró este miércoles que rechazó ofrecimientos para realizar marchas en su apoyo para contrarrestar una ola de protestas que exigen su renuncia por escándalos de corrupción ocurridos bajo su gobierno.

«Eso sería como polarizar más la situación en el país y no estamos para eso, estamos para ver cómo unimos a los guatemaltecos», dijo el gobernante en conferencia de prensa en la sede de la policía, donde participó en la celebración de los 18 años de la institución de seguridad.

Pérez enfrenta una crisis política tras la revelación en abril pasado de un fraude multimillonario en las aduanas orquestado por altos funcionarios.

De acuerdo con el mandatario, «muchísima gente» le ha expresado su apoyo, comenzando por el gobernante Partido Patriota (derecha) y alcaldes de esa agrupación política.

«Muchos alcaldes han querido traer gente a la capital o en sus municipios o departamentos, y yo les he dicho que no, que no vamos a mover a ninguna persona», puntualizó.

Millares de guatemaltecos se han manifestado en las calles de la capital y otras ciudades en rechazo a la corrupción y para exigir la renuncia de Pérez.

La vicepresidenta Roxana Baldetti renunció al cargo el 8 de mayo, presionada por revelaciones de que su secretario personal, Juan Carlos Monzón, comandaba la operación criminal en las aduanas.

Para complicar el panorama, el expresidente del Seguro Social Juan de Dios Rodríguez, un hombre cercano a Pérez, fue detenido el pasado 20 de mayo por haber firmado un contrato anómalo con una empresa farmacéutica.

El 3 de julio, una comisión del Congreso recomendó al pleno levantar la inmunidad presidencial a Pérez para que sea investigado penalmente por las denuncias.

El jefe de Estado reiteró el jueves pasado que descarta renunciar aunque pierda la inmunidad.