Presidente de Honduras asegura que FFAA seguirán en las calles

175

TEGUCIGALPA- El presidente Juan Orlando Hernández participó ayer en la graduación de 1,469 soldados, en un acto realizado en el Centro de Adiestramiento Militar (CAME), de Juticalpa, Olancho, donde destacó el papel de las Fuerzas Armadas en la disminución de los índices de violencia en el país.

Hernández dijo que la participación de los militares ha sido fundamental para reducir la tasa de homicidios y para que poco a poco retorne la paz a la calles y a los hogares de Honduras, por lo que los soldados deben seguir en la lucha contra la delincuencia.

Lamentó que algunos hondureños no comparten que las Fuerzas Armadas participen en los programas de seguridad y “hasta han viajado al exterior para denunciar lo que este Gobierno está haciendo en beneficio del pueblo hondureño”.

Pero «hoy, con el compromiso con la patria, puedo asegurar que si algo nos ha permitido mejorar en los índices de violencia para recuperar la paz y la tranquilidad, ha sido la coordinación del trabajo entre los distintos operadores de justicia, la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas por medio de la Policía Militar», aseguró Hernández.

MAS OPORTUNIDADES
Aseguró que “muchos sectores resaltan que esta nación se está convirtiendo en un país de oportunidades, de empleo, de ingresos, en la Honduras próspera que todos han soñado”.

Gracias a los cuerpos de seguridad que incluyen a los militares, pasó el tiempo en el que Honduras se movía entre los primeros escalones de los países más violentos del mundo debido a que la delincuencia tuvo sometido al pueblo por 15 años, dijo el mandatario.

Por ello “seguiremos haciendo lo que está dando resultado – añadió Hernández- y como las Fuerzas Armadas se distinguen en la Operación Morazán vamos a seguir trabajando para recuperar la paz y la tranquilidad que nos habían quitado”.

Aseveró que gracias a las políticas de seguridad del actual Gobierno, destacó que poco a poco los inversionistas nacionales y extranjeros ahora ven a Honduras como un país más seguro.

Olancho es un ejemplo del cambio porque cada día se reportan menos homicidios y otros hechos delictivos, afirmó.

Sépalo
Se graduaron 1,157 soldados en curso de adiestramiento básico, 98 sargentos, 144 líderes de combate y 70 efectivos de infantería.