30.6 C
San Pedro Sula
miércoles, julio 6, 2022

Explican la causa de la muerte del hombre con corazón de cerdo

Debes leer

El corazón de cerdo que fue trasplantado en enero a David Bennett, paciente terminal de 57 años, estaba infectado con un virus porcino, según ha informado la revista universitaria MIT Technology Review.

Bennett sufría insuficiencia cardíaca y se sometió a una cirugía altamente experimental en el centro médico de la Universidad de Maryland. Los médicos le trasplantaron un corazón de cerdo genéticamente modificado.

Consiguió sobrevivir durante dos meses con un corazón de cerdo sustituyendo al suyo propio. Sin embargo, aunque al principio todo parecía ir según lo previsto, las cosas empezaron a complicarse aproximadamente un mes y medio después de la intervención.

El paciente murió finalmente en marzo. El hospital dijo que su condición había empeorado en el lapso de unos días, pero no proporcionó una causa exacta de muerte.

Cerdos modificados genéticamente

Los cerdos criados para el trasplante de órganos son modificados genéticamente para evitar complicaciones en las operaciones. En el caso de Bennett, el corazón utilizado provenía de un cerdo con diez modificaciones genéticas desarrolladas por la empresa Revivicor.

Trasplante humano
Bennett, fue la primera persona en someterse a un trasplante de corazón de cerdo, pero murió dos meses después.

El cirujano que estuvo al frente de la operación, Bartley Griffith, ha revelado que están empezando a esclarecer las causas de la muerte de Bennet. Un estudio reciente ha detectado la presencia del citomegalovirus porcino. Es “una infección prevenible que está relacionada con efectos devastadores en los trasplantes”, según explica ‘MIT Technology Review‘.

Lea también: Muere primer paciente que recibió trasplante de corazón de cerdo 

“Fue sorprendente, se supone que ese cerdo estaba limpio de todos los patógenos porcinos”, ha señalado Mike Curtis, director ejecutivo de eGenesis, una empresa dedicada también a la cría de cerdos para trasplantes de órganos. En declaraciones a The Associated Pressel cirujano Griffith ha explicado que podría tratarse de un virus “latente”, difícil de detectar.

Antecedentes

El mes pasado, el cirujano del trasplante de Bennett, Bartley Griffith, reveló que el corazón del cerdo estaba infectado con un virus porcino conocido como citomegalovirus porcino, que pudo haber contribuido a la muerte de Bennett. En un seminario web organizado por la Sociedad Estadounidense de Trasplantes el 20 de abril, Griffith describió el virus y los intentos de los médicos para tratarlo, informó MIT Technology Review por primera vez este miércoles.

“Estamos comenzando a saber por qué falleció”, dijo Griffith, y agregó: “el virus tal vez fue el actor, o podría ser el actor, lo que provocó todo esto”.

Según los expertos, el trasplante fue una “prueba importante de xenotrasplante”, un proceso que implica la transferencia de tejidos entre múltiples especies. Creen que el experimento puede haberse descarrilado como resultado de un “error no forzado”, ya que se supone que los cerdos que fueron criados para proporcionar órganos están libres de virus.

“Si esto fue una infección, probablemente podamos prevenir que suceda en el futuro”, dijo Griffith durante el seminario web.

El mayor desafío en los trasplantes de órganos de animales a humanos es la resistencia del sistema inmunológico humano, ya que puede atacar células extrañas en un proceso llamado rechazo y desencadenar una respuesta que finalmente destruirá el órgano o tejido trasplantado.

 

Muerte paciente
El paciente falleció el 8 de marzo tras haber recibido el trasplante el 7 de enero del 2022.

Opiniones de expertos

Los expertos dudan en atribuir completamente la muerte de Bennett al virus. Según Joachim Denner, investigador del Instituto de Virología de la Universidad Libre de Berlín, “Este paciente estaba muy, muy, muy enfermo. No olvides que quizás el virus contribuyó pero no fue la única razón”.

Hace dos años, Denner dirigió un estudio en el que los investigadores informaron que los corazones de cerdo trasplantados a babuinos duraban solo varias semanas si contenían citomegalovirus porcino. Por otro lado, los corazones que estaban libres de la infección pudieron sobrevivir más de seis meses.

Estudios para el futuro
Los médicos seguirán analizando las muestras para prevenir situaciones en el futuro.

Poco después de la cirugía de Bennett, Griffith y su equipo monitoreaban con frecuencia su recuperación a través de varios análisis de sangre. En una de las pruebas, los médicos examinaron la sangre de Bennett en busca de rastros de varios virus y bacterias y encontraron “una pequeña señal” que indicaba la presencia de citomegalovirus porcino. Sin embargo, debido a que sus niveles eran tan bajos, los médicos asumieron que el resultado podría haber sido un error.

En cualquier caso, Griffith ha reconocido que la de Bennet ha sido “una pérdida dura” y los investigadores familiares del fallecido esperan que, al menos, su muerte no haya sido completamente en vano y los “conocimientos invaluables” que han obtenido de este caso “beneficie a futuros pacientes y, con suerte, algún día, termine con la escasez de órganos que cuesta tantas vidas cada año”.


Nota para nuestros lectores:

Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j.

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido