¿Por qué las mujeres sienten más frío que los hombres en la oficina?

325
Mujeres más frío oficina
Estudios han demostrado que las mujeres tienden a sentir más frío en la oficina y esto se debe a su metabolismo o temperatura corporal.

REDACCIÓN. Durante el verano, las temperaturas se elevan tanto que en centros empresariales y oficinas se tiende a bajar la temperatura de los aires acondicionados bastante.

En momentos así, da la impresión de que las mujeres sienten más frío que los hombres, ¿cuál es explicación científica de esto?, quédate y aquí lo conocerás.

Experimento y conclusiones

Con esta impresión de la diferencia térmica entre ambos sexos en un ambiente con clima controlado, un grupo de científicos decidió estudiar este fenómeno, para darle una explicación racional. ¿Qué encontraron los investigadores?

El estudio, publicado en la revista Nature Climate Change, dice que la mayoría de los edificios de oficinas fijan las temperaturas de sus sistemas de aire acondicionado basándose en una fórmula (con décadas de uso), que utiliza las tasas metabólicas de los hombres como base.

Un metabolismo así puede adaptarse más rápido a temperaturas menores a 20 °C. Pero en el caso de las mujeres, que suelen poseer menor tamaño y mayor cantidad de grasa corporal, el tiempo y la energía que el cuerpo necesita para adaptarse al frío son mayores.

Lea además: Conozca las 11 tradiciones más extrañas del mundo; quedarás sin palabras

¿Lucha de géneros o una forma de ayudar al planeta?

Los científicos explicaron además que si se toman en cuenta las tasas metabólicas femeninas y su capacidad para calentarse menos rápido, se pudieran hacer mejoras en los sistemas de enfriamientos.

Así, se podría ahorrar energía, algo que al final del día terminaría ayudando al planeta, al reducir los niveles de consumo eléctricos.

Nuevamente la «lucha de géneros» interfiere en una cuestión de trabajo y en el planeta. Ahora ya sabes por qué las mujeres sienten más frío que los hombres en la oficina.

La investigación concluye diciendo que los edificios empresariales deberían «reducir el sesgo discriminatorio de género en el confort térmico».

Los científicos Boris Kingma y Wouter van Marken Lichtenbelt, los organizadores del experimento, suscriben que la tasa metabólica en reposo por la que suelen guiarse las empresas tiene como estándar a un hombre de 40 años, de alrededor de 70 kilos.