Por densa capa de humo Toncontín cierra operaciones temporalmente

171
densa capa de humo
Incendios forestales serían la causante de la densa capa de humo.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Una densa capa de humo que se posa sobre la capital de Honduras, es la causante de que el aeropuerto internacional Toncontín haya decidido suspender operaciones de forma temporal.

La información la compartió la Comisión Permanente de Contingencias (COPECO) a través de su página oficial en Facebook.

Asimismo, indicaron que el aeropuerto Golosón en la ciudad de La Ceiba, al norte del país, está operando por IFR.

Mientras que el Juan Manuel Gálvez en Roatán y el Ramón Villeda Morales en San Pedro Sula, realizan vuelos sin interrupción alguna.

Incendios serían la causa

Es oportuno mencionar que desde el pasado viernes la visibilidad en los cielos de la capital se ha visto afectada por la densa capa de humo que sobre ella pesa.

Es por ello que expertos en meteorología atribuyen este fenómeno al repunte de incendios forestales registrados en el país.

Lea también: Sismo de 5.1 grados en escala Richter sacude la zona atlántica del país

En consecuencia, las autoridades de COPECO advirtieron que el humo seguirá obstaculizando la visibilidad en la capital durante los próximos días.

Sin embargo, prevén que desaparezca con las lluvias que están previstas a iniciar en los primeros días de mayo.

Estadísticas 

El Instituto de Conservación Forestal (ICF) informó que más de 34 mil hectáreas de bosque de pino han sido arrasadas por incendios forestales en lo que va de 2019.

Las estadísticas del ICF, refieren que a la fecha más de 650 incendios han consumido unas 33 mil 731.22 hectáreas de bosque. Estas, sin hacer hincapié en las causas que lo originan.

El informe reveló como ha venido ocurriendo. El municipio de Puerto Lempira, en Gracias Dios, es el que presenta la mayor área afectada.

Problemas respiratorios

Un repunte en las enfermedades respiratorias como el asma, bronquitis, gripe y tos podrían incrementar debido a la capa de humo.

Lo anterior, debido a que esta contiene una combinación entre el humo que desprenden los incendios forestales y el emanado por vehículos e industrias.

En consecuencia, la inhalación de este humo resulta dañino para los pulmones y provoca el aumento en enfermedades respiratorias. Especialmente en niños y adultos mayores.

En ese sentido, expertos en salud recomiendan a la población utilizar mascarillas para evitar que esos contaminantes ingresen a las vías respiratorias.