TEGUCIGALPA, HONDURAS. A criterio de la comisionada en condición de retiro, María Luisa Borjas, el papel de la Comisión Especial para la Depuración y Transformación de la Policía Nacional de Honduras fue “una farsa”.

Al mismo tiempo, consideró que la comisión depuradora encargada de oxigenar a la institución policial “fue totalmente negativa”. “Lo que hicieron fue destruir la institución porque la misión de ellos no era realmente depurar la Policía, sino destruirla”, indicó Borjas.

Además, la ahora política hondureña aseguró en una entrevista exclusiva a Diario Tiempo Digital, que lo que buscaba la Comisión Depuradora era eliminar las jerarquías dentro de la institución. Acto seguido, justificó que para lograr eso los depuradores pusieron en puestos claves a uniformados de menor jerarquía.

“Esa depuración es una farsa, sólo hay que estar pendientes de quienes serán los candidatos a directores de la Policía, personas señaladas con tener vínculos con el crimen organizado”, manifestó.

Borjas, al mismo tiempo consideró que no es cierto lo que dicen los depuradores que se realizó un positivo trabajo de depuración en la institución policial.

María Luisa Borjas, ex comisionada en condición de retiro de la Policía Nacional de Honduras.

“No es cierto que están haciendo una depuración. Esta la hicieron de acuerdo a la afiliación política o al padrinazgo que existe y lastimosamente no se hace por idoneidad”, subrayó la ex comisionada policial.

Ante ello, fustigó que los paquetes de miembros depurados despidieron a policías sin ningún señalamiento. “En esas personas que separaron de la Policía hay muchos miembros que jamás han sido vinculados en actos ilícitos. Sin embargo, fueron depurados porque seguramente le estorbaban a alguien”, afirmó Borjas.

Lea también: Pocos días de vida le queda a la Comisión Depuradora 

No tuvieron piedad con nadie

Miembros de la Comisión Depuradora de la Policía Nacional de Honduras.

De acuerdo a la ex miembro policial, los depuradores no tuvieron piedad con el personal de la Policía Nacional. A tal grado, que “depuraron” a vigilantes, aseadoras y personas de la tercera edad.

“Para hacer crecer las cifras –de depurados- fueron separadas personas de la tercera edad y con capacidades especiales. También, personal auxiliar como aseadoras, cocineras y conductores, sólo para incrementar los números”, expresó.

En  ese sentido, María Luisa aseguró que la tarea de los depuradores era seguir las indicaciones del “régimen” de Juan Hernández. Apuntó que la cúpula actual cumple órdenes ilegales.

“Actualmente tenemos una policía irrespetuosa y violadora a los derechos humanos de las personas. No es la institución que soñé yo dejar al retirarme”, puntualizó la ex comisionada en condición de retiro.

Seguidamente, comentó que los depuradores en lugar de hacer el trabajo por el que se les contrató, sólo fueron a premiar a los policías que “cumplen órdenes ciegas”.

La ahora política hondureña aseveró que al final los responsables de la desintegración de la Policía Nacional tendrán su castigo.

Finalmente, Borjas recomendó a los policías separados ilegalmente de la institución policial hacer uso de los derechos constitucionales que tienen. Uno de ellos es proceder legalmente contra los responsables de dicho despido.

Es necesario mencionar que los depuradores deberán cesar en sus funciones este 20 de enero. Plazo por el cual fueron asignados para cumplir con el proceso de depuración en la institución policial.

Según las autoridades, la Comisión estuvo en función durante 21 meses. Dejando como resultado la separación de más de cuatro mil elementos policiales que no cumplían con los nuevos requisitos.