Un ciudadano de oficio jornalero fue capturado por elementos de la Policía Nacional en La Ceiba tras ser acusado de intentar asesinar a un vecino.
Un ciudadano de oficio jornalero fue capturado por elementos de la Policía Nacional en La Ceiba tras ser acusado de intentar asesinar a un vecino.

La Ceiba, Atlántida. – Un ciudadano de oficio jornalero fue requerido por elementos de la Policía Nacional en medio de un operativo realizado en la colonia Bonilla, del municipio de La Masica.

En ese sentido, la detención se ejecutó a través de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI).

El sospechoso fue identificado como Germán Enoc López Velásquez, de 33 años de edad; quien tenía una orden de arresto vigente en su contra.

Policía Nacional lo detiene por orden de captura del año pasado

Dicha orden de captura fue emitida el 14 de octubre del año 2016, por el Juzgado de Letras Seccional de La Ceiba.

Por consiguiente, el sujeto fue capturado por suponerlo responsable del delito de asesinato. Esto en su grado de ejecución de tentativa en perjuicio de testigo protegido.

López Velásquez será puesto a la orden del Juzgado que ordenó su formal captura.

También puedes leer: Capturan supuesto asesino del alcalde de Dolores, Copán

A la cárcel mujer que mató a “machetazos” a su vecina

Una mujer fue enviada a prisión el pasado viernes tras ser acusada de haber asesinado a «machetazos» a su propia vecina.

En ese sentido, a la supuesta asesina se le dictó un Auto de Formal Procesamiento con Prisión Preventiva.

La mujer acusada de este asesinato responde al nombre de Judith Patricia Maradiaga Corrales.

El delito por el que responderá esta supuesta asesina es el de homicidio en su grado de ejecución de tentativa; en perjuicio de una vecina.
Según la investigación, todo ocurrió el pasado sábado 2 de septiembre, en la colonia Villa Campesina de Tegucigalpa.
La ofendida se encontraba descansando en su casa. En ese momento llegaron unos niños a pedir agua, pero la hija de la mujer asesinada les contestó que no tenían.

Enseguida los niños empezaron a lanzar piedras y algunas rocas cayeron en la vivienda de la supuesta asesina.

Posteriormente, los infantes huyeron corriendo. En ese instante, Maradiaga Corrales comenzó a insultar a la hija de la mujer víctima y la culpó de apedrear su casa.

Por el problema de los niños, que no eran hijos de ninguna de las dos mujeres, empezó la discusión entre ambas.

De pronto, la encausada comenzó a propinarle «machetazos» al cuerpo a su vecina, quitándole la vida. Después la lanzó a una hondonada, según informaron los investigadores.