SAN PEDRO SULA.- En un confuso incidente suscitado este fin de semana, un oficial de la Policía Nacional de Honduras cruzó la frontera guatemalteca para arrebatarle un menor de edad a un ciudadano guatemalteco.

Según se ha reportado, el problema inició por una discusión que tuvieron los padres del menor justo en la frontera que divide a los dos países centroamericanos.

La discusión entre los padres de familia escaló a tal nivel que el papá, en un acto desesperado, tomó al niño por la fuerza y atravesó junto a él la frontera hasta su país Guatemala.

Se presume que el padre realizó tal acto esperando que las autoridades hondureñas no intercedieran por la madre del menor (la cual es de nacionalidad hondureña), ya que naturalmente no tienen jurisdicción dentro del territorio guatemalteco.

Sin embargo, un oficial de la Policía Nacional hondureña no se quedó de manos cruzadas y al ver que el niño estaba siendo arrebatado de su madre contra su voluntad, atravesó la frontera sin pensarlo dos veces para regresar al niño con su madre.

El padre del menor le gritó a los oficiales de la Policía Nacional que no podían detenerlo porque él ya estaba en territorio guatemalteco.

Pero el oficial de la Policía Nacional hizo caso omiso de esta regla universal dado la urgencia y gravedad de la situación.

Pero a pesar del esfuerzo, tal parece que el padre pudo darse a la fuga con el menor de edad en su poder. Hasta el momento, la confusión en esta disputa persiste por el silencio que han mantenido las autoridades de ambos países.

No se han reportado detenciones por ninguna autoridad de ambos países vecinos.

Queda por verse si la madre del menor de edad interpone una denuncia contra el guatemalteco y si entonces las autoridades hondureñas se pronuncian al respecto.