Policía héroe llora mientras relata sobre avalancha humana en el Estadio Nacional

Momento en el que policía rescataba a un niño en el Estadio Nacional

1693

TEGUCIGALPA. Ayer domingo, el Estadio Nacional fue el escenario de una tragedia, luego que miles de aficionaros se golpearan entre sí para poder ingresar antes del inicio del encuentro de final entre los equipos Motagua y Honduras Progreso.

La situación se desbordó tras el descontrol que privó en los portones de ingreso a los tendidos populares del coloso capitalino.

En el lugar quedaron los cuerpos de dos occisos, que ante la multitud fueron colocados en la pista de cemento del Estadio Nacional. Se conoció que éstos son: Olman Cálix y Carlos Torres.

En tanto, dos personas gravemente heridas fueron llevadas al Hospital Escuela Universitario, donde murieron minutos después. También se informó de otros aficionados que están delicados de salud. Uno de los fallecidos en el centro asistencial fue reconocidos como José Vidal Zúniga Espinoza (56).

AVALANCHA HUMANA

Entre los heridos ingresados al Hospital Escuela figuran: Germán Oswaldo Pastor, Heidy Izcano, Claudia Velásquez (29), Carol Aldana (24), Jesús Alberto Méndez (23), Gerson Omar Hernández (24), Arles Banegas (19) y Maryory Godoy (28).

Una de las imágenes que circuló en redes sociales, fue la de un policía hondureño que salvó a más de 10 niños de la muerte, mientras muchos se golpeaban, el oficial intentaba sacar de la avalancha a los menores que fueron a disfrutar con sus padres el partido de fútbol.

«Dios me puso allí en el momento y hora indicada, me conmovió el suceso, que al final la fuerza me la dio Dios, ya antes estuve en un enfrentamiento armado donde perdí a compañeros policías, pero nunca como esto, los niños sobrepasa cualquier cosa y soy humano, no tengo hijos, pero el día que los tenga los voy a amar y nunca los traeré al Estadio Nacional en estas condiciones, es una irresponsabilidad de los padres», señaló entre lágrimas, el miembro de la Policía Nacional, Ever Ordóñez Lagos. 

El incidente tuvo lugar cerca de media hora antes del partido de vuelta de la final entre Motagua y Honduras de El Progreso, cuando cientos de aficionados han intentado presionar para acelerar la entrada y poder acceder a las instalaciones.
El incidente tuvo lugar cerca de media hora antes del partido de vuelta de la final entre Motagua y Honduras de El Progreso, cuando cientos de aficionados han intentado presionar para acelerar la entrada y poder acceder a las instalaciones.

Miles de personas se abarrotaron en las entradas del Estadio Nacional y no fue hasta 50 minutos antes del partido que los responsables de la seguridad permitieron el ingreso de los aficionados. Sin filas, sin orden, la marcha se desbordó y las autoridades no tuvieron más opción que abrir los portones.

LUTO POR TRAGEDIA EN EL NACIONAL

Aficionados denunciaron que el caos lo provocaron los encargados de las taquillas porque comenzaron a pedir el documento de identidad a cada persona, lo que atrasó las largas filas e impacientó a los asistentes.Gritos, empujones, desmayos y personas lesionadas fueron el común denominador en las afueras de la taquilla de populares.

MUERTOS Y HERIDOS EN EL NACIONAL

El portavoz del estatal hospital Escuela, Miguel Osorio, dijo a la AFP que «dos personas murieron en el estadio y dos en el hospital», donde estaban internados otros quince aficionados.»Los lesionados sufrieron golpes o intoxicaciones por bombas de gases lacrimógenos que lanzó la policía», añadió la fuente.Indicó que cientos de aficionados entraban a la fuerza por un portón de la gradería popular, ante una sobreventa de boletos, y para tratar de controlarlos, la policía lanzó las bombas de gas y potentes chorros de agua con una tanqueta.

Cuando se conocieron las dos primeras muertes, hubo medios que sugirieron la suspensión del juego, pero el portavoz de la Liga de Fútbol, Gustavo Caballero, dijo que ya no se podía aplazar y apuntó que sería antecedido por «un minuto de silencio». Algunos de los jugadores del Motagua no sabían que el minuto de silencio era porque cuatro aficionados que iban a verles jugar habían muerto cuando iban a entrar al Estadio Nacional.

Además, la Secretaría de Seguridad indicó que «con instrucciones del alto mando se procederá a realizar investigaciones sobre una presunta sobreventa de boletos, ya que el estadio había alcanzado su máxima capacidad de asistentes y en las afueras una multitud esperaba ingresar con sus respectivos boletos».

TRAGEDIA EN EL NACIONAL

El presidente del Motagua, Pedro Atala, dijo que las autoridades del equipo pueden garantizar que «no hubo sobreventa de boletos», lamentó lo ocurrido y ofreció su ayuda a los familiares de las víctimas. Atala expresó que «no habrá celebración» por el nuevo campeonato y que pedirá colaboración de la Policía Nacional para ver si el «mercado negro» pudo haber hecho una venta fraudulenta de boletos para el partido, al que los niños tenían entrada gratis en las gradas de sol y sombra.