La Policía Nacional española ha deportado a Argentina a Maxi Mazzaro, uno de los cabecillas de los barra bravas de Boca Juniors detectado en Madrid y que ya está camino a su país.

Según han informado a EFE fuentes de este cuerpo de seguridad, se le detectó dentro del dispositivo puesto en marcha. Esto para garantizar la seguridad del partido de vuelta de la Copa Libertadores que se celebrará el próximo domingo en Madrid.

A Mazzaro se le detectó ayer por la noche y se procedió a devolverle a su país, ya que está considerado, según la Policía; como uno de los barra brava más “significativos y peligrosos” y cuenta además con una larga lista de antecedentes penales.

“La Policía ha detectado esta noche en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas a uno de los barra bravas más significativos y peligrosos; con numerosos antecedentes”, tuiteó la policía de España este jueves.

Las autoridades españolas consideran a Mazzaro como una persona con muchos antecedentes violentos. Una de las personas más peligrosas en el ámbito del fútbol en Argentina; por lo que no permitieron su asistencia a la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors- Duelo que se jugará este 9 de diciembre en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid.

La vuelta de la final de la Copa Libertadores, que se disputará de forma excepcional en el Santiago Bernabéu. Esto tras los altercados de hace una semana, está prevista para el domingo 9 de diciembre a las 1:30 de la tarde hora centroamericana.