“Pido que se haga justicia”: madre de la niña de 12 años violada y asesinada en Intibucá

0
1348
Teresa Domínguez
Durante el entierro destacó una pancarta con la leyenda: "De camino a casa quiero ser libre, no valiente"

Tegucigalpa, Honduras. La indignación y dolor prevalecieron en el entierro de Teresa Domínguez, la niña de 12 años que el pasado domingo fue violada y asesinada en Intibucá.

Con lágrimas en los ojos y pancartas que decían “de camino a casa quiero ser libre, no valiente”, decenas de personas le dieron el último adiós a Teresa. Lo anterior, ayer por la tarde en el Cementerio Municipal de Intibucá.

En medio del dolor, la madre Teresa, María Virgen Domínguez, exige que se haga justicia. “Me venía a encontrar la niña, pero no sabía lo que le iban a hacer a la pobre niña. No quiero que se quede (la muerte) de la niña así (en impunidad)”, dijo la madre con la voz entrecortada por el dolor de enterrar a su hija.

Con lágrimas en sus ojos agregó “ella solo tenía 12 años”. Añadió que la vida después de la terrible muerte de “Teresita” será muy difícil. “Ya no la voy a poder ver. Ella queda aquí”.

Teresa Domínguez
María Virgen Domínguez, madre de Teresa, exige entre lágrimas justicia por la muerte de su hija.

Lea también: Dejan libres a señalados de violar y matar a niña en Intibucá; padrastro también es sospechoso

“¡Teresa, Teresa no me dejés sola!”

La más afectada con la muerte de Teresa fue su hermana mayor, de 14 años de edad. Entre llanto, la menor gritaba “Teresa, Teresa no me dejés sola”. Mientras, transcurría el entierro de la niña.

“No, mi hermana no…”, continuaba lamentando la hermana de la víctima. Cabe recordar que la hermana de Teresa habría manifestado que su padrastro, Luciano González, las tocaba cuando su madre las dejaba solas con él. Esto, mientras su madre María Virgen Dominguez, estaba en su trabajo con el que lleva el alimento a su familia.

Por ello, la policía tiene como uno de los principales sospechosos del horrible crimen a Luciano Gonzáles. Del mismo modo a tres menores de edad que acosaban e intentaron en varias ocasiones abusar de Teresa.

Hasta el momento, no hay nadie acusado del crimen de la menor. Organizaciones feministas exigen que este caso no se sume a la gran lista de los asesinatos de niñas y mujeres en el país.

Teresa Domínguez
Teresa Domínguez fue enterrada en el Cementerio Municipal de Intibucá

Los hechos

La noche del domingo, la niña Teresa Domínguez salió de su hogar en busca de su madre para no quedarse sola con su padrastro. La madre de la menor fue atacada por un enjambre de abejas mientras acudía a la iglesia. En consecuencia, se le trasladó a un centro asistencial recibir atención médica.

Al día siguiente, la menor fue hallada muerta a la orilla de la calle a unos 20 minutos su casa. El cuerpo sin vida de la niña tenía rasgos de haber sido violada. Se encontró con su pantalón y ropa interior abajo de las rodillas y con heridas de arma blanca en sus caderas.

Tendrá que ser el dictamen médico legal que confirme si la niña fue ultrajada. Sin embargo, el informe forense precisó que a la niña le arrancaron su cuero cabelludo con un arma blanca (machete).