En Tegucigalpa.

TEGUCIGALPA. En el marco del día del periodista hondureño, el cual se celebra este día, familiares y comunicadores sociales se plantaron a las instalaciones del Ministerio Publico (MP) exigiendo el esclarecimiento de más de 60 colegas del medio que murieron en los últimos 5 años en Honduras.

La protesta dio inicio desde tempranas horas, a eso de las 7:00 de la mañana en las afueras del MP, donde colocaron murales y pancartas en alusión a los comunicadores sociales asesinados y casos sin esclarecer.

Los periodistas reclaman que los casos de sus colegas que aun están en el olvido, sean resueltos o que se les de respuesta de quienes perpetraron estos crímenes.

Entre los murales colocados en las afueras del MP, en las ventanas de la Fiscalía, se menciona a 63 comunicadores asesinados en los últimos años, cuyos nombres están escritos en la pancarta, en memoria de su valioso trabajo cuando ejercían la profesión.

Entre los nombres figuran Julio Guifarro, Juan Andara, Joel Torres, Nery Orellana, Bernardo Paz y otros.

3

También como acto recordatorio, se colocaron velas, las cuales fueron encendidas en memoria de los periodistas fallecidos.

La protesta se mantendrá el resto del día, según detallaron los organizadores.

Dato:
El pasado 11 de abril, decenas de periodistas protestaron en la capital hondureña contra violaciones a la libertad de expresión, especialmente por la impunidad en que se mantiene la mayoría de los 63 asesinatos de comunicadores desde 2003.

Colocando ataúdes de cartón con las fotos de cada uno de los fallecidos, los periodistas convocados por el no gubernamental Comité por la Libre de Expresión (C-Libre) se instalaron en la “Manifestación del silencio” frente al edificio del Ministerio Público.

El director del Comité, Edy Tábora, dijo que de 63 periodistas, comunicadores, empleados y dueños de medios de comunicación asesinados en el país desde el 2003 solo seis casos han sido judicializados y condenados los autores materiales de cinco.

El sistema interamericano de Derechos Humanos contempla que los delitos contra el honor, como injurias, calumnias y difamación, caen dentro de la jurisdicción civil, o sea se castigan con el pago de indemnizaciones, pero en Honduras están comprendidos en el Código Penal, lo que implica cárcel para los comunicadores que incurran en ellos.