PELIGROSO: Los cigarrillos electrónicos se venden sin control en Honduras

949
Vapeadores
Los vapeadores se presentan en variedad de estilos y pueden llegar a costar hasta los cuatro mil lempiras.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Pese a su revelado peligro, los vapeadores o cigarros electrónicos se comercializan en Honduras sin ningún control ni advertencia de sus mortales efectos.

 En Estados Unidos, el uso de estos cigarillos electrónico  ha causado la muerte de más de cinco personas. Tres de ellas fallecieron en menos de 48 horas y todas las víctimas a causa de enfermedades pulmonares.

Tras el registro de esos decesos, el gobierno de EE.UU. anunció que busca legislar para prohibir su uso definitivo.

Entre tanto, estados como Nueva York han prohibido su comercialización, especialmente en los centros educativos.

Mientras que en Honduras, la actual Ley Especial Para el Control del Tabaco no prohíbe su uso. Tampoco existe una regulación sobre la comercialización de esos cigarrillos.

No obstante, en la citada ley los vapeadores son tipificados como “productos derivados del tabaco”; en ese sentido, figuran ciertas advertencias y restricciones sobre su uso y comercialización que no se cumplen al pie de la letra.

Lea también: EEUU: Arreciarán batalla contra el «vapeo» y cigarrillos electrónicos en escuelas

Violentan la Ley en Honduras 

La Ley Especial Para el Control del Tabaco con 71 artículos entró en vigencia desde junio de 2010, durante el mandato del expresidente Porfirio Lobo Sosa.

Esta ley tiene por objeto regular la producción, distribución, comercialización, importación, consumo, publicidad, promoción, patrocinio, relativos a los productos del tabaco, la orientación, educación y prevención.

Lo anterior, para «advertir riesgos y daños a la salud, evitar y deshabituar el consumo de tabaco, determinar las competencias de la autoridad para la aplicación de sus regulaciones y sanciones», según reza la ley.

Es oportuno mencionar, que cuando esta ley entró en vigencia, los cigarros electrónicos no se habían popularizado a nivel nacional. Sin embargo, son considerados como productos derivados del tabaco, así lo estipula el inciso 16 del artículo número cinco.

“Productos derivados de tabaco: preparados totalmente o en parte, utilizando como materia prima hojas de tabaco destinados a ser fumados, chupados, mascados. Inhalados o consumidos por cualquier otra vía de administración, incluyendo los cigarrillos electrónicos”.

Instituciones del Estado evaden responsabilidad 

Un equipo de este medio de comunicación intentó buscar las medidas que la Secretaría de Salud estuviere implementado sobre la regulación en la venta de este producto.

Sin embargo, personal de la citada institución del Estado aseguró que ningún ente ligado a ellos realizaba dicho trabajo.

Lo anterior, pese a que la Ley en su artículo 7 reza que “corresponde a la Secretaría de Estado en el Despacho de Salud, sus órganos auxiliares y dependencias en el marco de sus respectivas competencias, la formulación y ejecución de las políticas y estrategias que resulten de la vigencia y aplicación de esta Ley”.

La misma falencia se muestra en la Secretaría de Educación. Esta institución está obligada a incluir en los programas educativos información sobre la grave amenaza que representa para la salud el consumo de los productos derivados del tabaco. Extremo que en muy pocas instituciones educativas se lleva a cabo.

Le puede interesar: Uso de cigarros electrónicos cobra la vida de cinco personas en EEUU

Servicio a domicilio

Como ya se sabe, existen varias empresas que se dedican a la venta exclusiva de estos productos. Comercializan no solo los vapeadores, sino también los líquidos que no funcionan el uno sin el otro.

Estos accesorios tienen la peculiaridad de que su costo es algo elevado, rondan desde los 500 a 700 lempiras para principiantes, sin embargo, hay vapeadores cuyo precio alcanza hasta los L. 4 mil, todo depende de la marca, tamaño y calidad.

Este pequeño vapeador tiene un precio de L 1,300 sin incluir el líquido que lo complementa.

Entre las más populares empresas dedicadas a este rubro hasta cuentan con servicio a domicilio, mismo que publicitan en las redes sociales.

Cuando la ley es clara. Establece que «no es permitida su venta por internet, entregas por correo o mensajero o cualquier otro medio indirecto de entrega».

Esta es el anuncio del servicio a domicilio que ofrece una reconocida tienda de vapeadores ubicada en el bulevar Morazán.

Por otro lado, estas tiendas ofrecen el producto en estantes al alcance de los clients. Incluso, ofrecen «pruebas de vapeo» previo a que el cliente adquiera el accesorio.

«Ningún expendedor puede tener los productos derivados de tabaco en lugares directamente accesibles al consumidor final», dice el inciso dos del artículo 16 de la Ley de Tabaco.