PELEA DE ALTO RIESGO : Tyson vs Jones

169
TT
El peculiar enfrentamiento tendrá reglas diferentes, será a ocho rounds, sin jueces en el ring ni tarjetas, y sólo habrá ganador por nocaut o empate técnico.

ESTADOS UNIDOS.- El dos veces campeón mundial de pesos pasados, George Foreman, de 71 años, advierte a Mike Tyson (54 años) y Roy Jones Jr (51) de cara al combate de exhibición del próximo 12 de septiembre en el Dignity Health Sport Park de Los Ángeles.

Y aunque dijo que es algo hermoso ver el retorno de Tyson, aclaró, “hay un momento en el que tenés que preocuparte por la salud. Espero que no se dañen el uno al otro. Es realmente peligroso. No podés convencerlos de que no lo hagan. Igual no me van a escuchar”.

“Iron Mike” replicó a esto aduciendo que será una pelea «de verdad» y que está tan en forma que nadie debe temer por su salud.

El peculiar enfrentamiento tendrá reglas diferentes, será a ocho rounds, sin jueces en el ring ni tarjetas, y sólo habrá ganador por nocaut o empate técnico.

Tyson fue contundente al asegurar que no se ha preparado sintiendo que es pelea de “exhibición” y que no sera “amistosa”; sino que tomará como una oportunidad para «destruir» a su rival.

Mauricio Sulaiman, presidente del CMB, le gustaría que Tyson y Jones usaran protectores en la cabeza y guantes de 16 (453,59 gramos) o de 18 onzas (510,29 gramos), guantes más pesados, que suelen utilizarse para púgiles muy pesados o para entrenamientos específicos; pero ellos ya han anunciado, al menos que cambien, que no van a utilizar ‘cascos’ y que llevarán guantes de 12 onzas (340,19 gramos), ideales para un entrenamiento duro de sparring, que no ofrecen tanta seguridad ni a quien los usa ni al rival.

Sólo queda esperar que ambos salgan bien librados y que sea una gran pelea de dos históricos de Box.

Mike Tyson con marca de (50-6, 44 KO) realizó su último combate hace 15 años, mientras Jones Jr (66-9, 47 KO) lo hizo en 2018 cuando venció a Scott Sigmon.

NOTA REDACTADA POR: José Jorge Villeda.

Te puede interesar: Iker Leyenda: El guardián de Madrid cuelga los guantes