Troglio entre lágrimas: «2020 ha sido una desgracia, perdí a mi padre y ahora a Diego»

286
Troglio
En la conferencia de prensa que brindó a los medios de comunicación después del encuentro contra el Vida, Pedro Triglio se vio decaído, con ojos rojos y con la profunda tristeza que le deja la partida del "10" eterno.

TEGUCIGALPA.- La victoria del Olimpia 1-0 sobre el Vida en la Jornada 11 de la Liga Nacional fue un tanto agridulce para el entrenador de los albos, Pedro Troglio.

Si bien es cierto consiguieron una triunfo importante ante un equipo complicado, para el estratega argentino fue un día pesado y triste, ya que murió su amigo y ex-compañero de Italia 90, Diego Armando Maradona.

El recuerdo que tendrá Troglio de Maradona

En la conferencia de prensa que brindó a los medios de comunicación después del encuentro contra el Vida, se vio decaído, con ojos rojos y con la profunda tristeza que le deja la partida del «10» eterno.

«Recuerdo el abrazo que nos dimos cuando eliminamos a Italia, las navidades que pasamos juntos. Mi familia lo adora y a toda su familia».

«Para mí Diego es un hermano, entonces es muy triste el momento».

A pesar de que el Diego ya no estará físicamente en la tierra, para Troglio, el «Pelusa» siempre estará con ellos»

«Fue un día difícil, a partir de hoy, nada va a ser igual, pero para quienes lo amamos, siempre va a estar con nosotros».

El técnico a pesar del dolor que sintió al enterarse de la noticia, no se fue y se quedó para dirigir, tomándolo como un homenaje para Maradona:

«Era un día ideal para estar en casa, pero debemos ser profesionales y no hay mejor manera de rendirle homenaje donde a él más le gustaba estar, en la cancha».

2020, un año que marcará siempre el argentino

Para Pedro Troglio el año 2020 es una desgracia, ya que el 23 de junio perdió a su padre.

«Este 2020 para mi ha sido una desgracia, perdí a mi padre y ahora perdí a Diego, a mi familia que por seis meses no los he podido ver y claramente es un golpe fuerte».

Te puede interesar: PREVIA: Honduras Progreso ante lo imposible contra Motagua