¿Negligencia de COVI? Hace más de un año se propuso reubicar peaje de Yojoa

0
805
Peaje de Yojoa medidas
COVI es la encargada de la caseta de peaje.

HONDURAS. Han sido varios accidentes los suscitados en el peaje instalado en la carretera CA-5, a inmediaciones de Santa Cruz de Yojoa, y el más reciente, despertó otra vez la indignación en muchos ciudadanos.

En ese sentido, expertos señalaron en ocasiones anteriores, que esta caseta estaba mal ubicada en el lugar. Por tal motivo, ocurrían constantemente volcamientos o choques, de los cuales, muchos terminaron en la muerte de conductores.

Recientemente se dio un accidente, en el cual una rastra sin frenos no pudo detenerse y fue a impactar directamente a orillas del peaje. Es decir, tratando de esquivarse los vehículos, el conductor maniobró hasta que cayó a una hondonada.

Le puede interesar: Yojoa, el “peaje de la muerte”: 4 accidentes, luto y clamor para que se reubique

No obstante, en su paso, y por la gran velocidad que llevaba, se llevó a un motociclista. El hombre murió inmediatamente, mientras tanto, el “rastrero” quedó gravemente herido. Lo increíble del tema es que, este no es el primero que se da, ya que entre el año pasado 2019 se dieron tres más.

Peaje de Yojoa una “trampa mortal”

Diferentes expertos en el tema, indicaron que claramente el peaje era una “trampa mortal” para los conductores que transitaban por ese tramo. Esto, desató una serie de criticas y sobre todo, exigencias por parte de las compañías de transporte a la Concesionaria Vial (COVI) Honduras.

Tras darse un accidente el 22 de febrero, 2 de mayo y el 7 de julio del año 2019, las alertas se dispararon. Justo en ese momento, el presidente de la Superintendencia de la Alianza Público Privada (SAPP) Leo Castellón, mediante un comunicado determinó que debían reubicar el peaje.

Peaje de Yojoa medidas
Comunicado Integro del 2 de mayo 2019.

Ante ello, para conocer más detalles acerca de la situación que atravesaron desde entonces y cuál es la realidad actual en torno al tema, Diario TIEMPO Digital contactó a Castellón.

En primer lugar, él explicó que en la SAPP son fiscalizadores, reguladores y supervisores del contrato de concesión. Eso involucra los niveles de servicio dentro del proyecto, es decir, de COVI.

“El concesionario es COVI, y el concedente, o sea el dueño de la carretera, es el Estado de Honduras, y el beneficiario es el pueblo hondureño”, explicó el superintendente.

Elementos que debían implementarse

Según indicó Castellón, para que estos tres elementos se unan debe haber un contrato de concesión. En este se encuentran diferentes clausulas y marcan todos los parámetros de cómo va a funcionar el proyecto.

En sus declaraciones, el funcionario reveló que se deben tomar las medidas necesarias. Y así, determinar que es lo necesario para eliminar o reducir el problema los accidentes en esa zona.

Desde hace un año atrás que se han registrado graves accidentes y COVI, no ha implementado medidas para eliminar o reducir el problema.

Por otro lado, el superintendente aseguró que los accidentes ocurren por alguna de estas razones:
  1. La imprudencia
  2. La velocidad
  3. El peso y,
  4. La ubicación de la caseta.

Respecto a lo anterior, uno de los factores a controlar era el peso, a través de las básculas que son responsabilidad de COVI. Con esto, se pretendía tener una mejor supervisión de la cantidad de carga que llevan las rastras, para evitar accidentes.

Pero, lo que no es responsabilidad de COVI es el cobro de las multas por el peso, según afirmó. “Entonces si usted tiene básculas y no tiene una sanción de nada sirve tenerlas”, agregó.

En tal sentido, uno de los acuerdos rápidos que se hizo en ese momento fue habilitar las básculas y hacer que el Instituto Hondureño de Transporte Terrestres (IHTT), sancionara a los camiones que venían con sobrepeso.

Tal parece que las medidas no se implementaron

De esta medida, Castellón desconoce si se implementó, sin embargo, comentó que “creo que no sucedió, porque si venía con sobrepeso el camión (accidentado el martes), quiere decir que no habían básculas”.

El segundo factor: reducir la velocidad de los vehículos a través de retenes policiales. Mientras tanto, el tercer factor eran las rampas de desaceleración, las cuales no solamente iban a ser construidas en Yojoa, sino también en la Cuesta de la Virgen.

Sin embargo, luego del primer accidente ocurrido el 22 de febrero de 2019, han pasado casi dos años, y COVI no parece tener interés en buscar remover la caseta de peaje. Una medida que exigen cientos de ciudadanos y expertos en el tema.

Cabe destacar que Diario TIEMPO Digital intentó contactarse con el Ministerio Público (MP), para conocer si existía una investigación sobre el tema, sin embargo, no hubo una respuesta.

Igualmente, reporteros trataron de entablar comunicación con la Concesionaria Vial de Honduras, para obtener su reacción, pero, tampoco dieron respuesta.


🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: https://bit.ly/tiempodigitalhn