REDACCIÓN. – Una curiosa escena tuvo lugar en una concurrida discoteca de República Dominicana, cuando un pastor evangélico decidió tomar el micrófono para predicar la palabra de Dios.

Un video que circula por las redes sociales en las últimas horas muestra el insólito acontecimiento. Las imágenes muestran el momento en el que un ministro interrumpe una fiesta para dirigirse a todos los presentes.

Inicialmente el religioso ingresa a un establecimiento lleno de jóvenes que disfrutan de la vida nocturna en la ciudad. «Gloria a Dios, Aleluya. Algo va a pasar en esta discoteca de parte de Dios», decía el pastor que se identificó como Obander Bautista.

Posteriormente, con una Biblia en la mano, el pastor se abre camino entre las parejas que bailan y cantan al son de la popular canción de Maluma, «Felices los Cuatro».

En su camino también choca con personas que disfrutan de una ronda de tragos junto a sus amigos. Todo bajo las luces psicodélicas que brillan al compás de la estruendosa música.

Finalmente, el ministro llega a la tarima del disc jockey, que en poco tiempo se convertiría en su púlpito. De pronto, el lugar queda en silencio y el perreo se detiene ante la notable molestia de una buena parte de los presentes.

Esto también te puede interesar: Prohibidas las bebidas alcohólicas en carnaval de Tegucigalpa

Paró la música y se puso a orar

«Yo venía aquí, yo era el famoso ‘Punta’, el que era machetero y delincuente. Pero Dios me mandó hoy aquí a bendecir a la juventud», afirmó.

Entonces, el público escucha al ministro que aseguraba haber sido enviado por Dios a ese lugar.

«Si el diablo cree que va a matar a los jóvenes se equivocó. Vamos a hacer una oración de protección», manifestó antes de elevar una plegaria.

Poco a poco, la gente que estaba en la pista de baile comenzó a responder al mensaje del pastor. En un instante muchos elevaban sus manos hacia el cielo mientras oraban.

«Antes me decían ‘Punta’, el machetero de Pradito. Ahora me dicen el pastor de Jesucristo», expresó el líder religioso al finalizar su plegaria.