LA CEIBA, ATLÁNTIDA. Las autoridades policiales vinculan a Hernán Natarén, asesinado junto a su esposa la noche del pasado sábado en la calle del Dantony, como cómplice de «Los Cachiros» en el tráfico de drogas.

VINCULACIÓN CON «LOS CACHIROS»

Hernán Natarén, de 42 años de edad es calificado por la Policía Nacional como uno de los herederos del cartel de «Los Cachiros». Se supo que en septiembre del 2016 él y su hermano Saúl Natarén fueron detenidos durante un allanamiento realizado a sus viviendas en Sabá, Colón.

En esa oportunidad, según las investigaciones hechas por las autoridades de la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN), los hermanos Natarén coordinaban el aterrizaje de las «narcoavionetas» en la zona. Además, supuestamente perpetraban otras actividades delictivas en ese sector, por lo cual mantenían atemorizados a los habitantes. Cabe mencionar que ambos eran residentes en la colonia «La Cholomeña» de Sabá.

Según informes policiales, durante el allanamiento las autoridades incautaron documentos vinculados al tráfico de drogas, material y equipo para la elaboración y distribución de cocaína.

Lea también: La Ceiba: Esposos acababan de salir de UTH cuando fueron atacados

QUIÉNES ERAN «LOS CACHIROS»

Javier Eriberto Rivera Maradiaga y su hermano Devis Leonel Rivera Maradiaga son los líderes del cartel «Los Cachiros». El grupo estaba conformado por una familia de antiguos ladrones de ganado.

Posteriormente se convirtió en una organización importante en el comercio de cocaína entre organizaciones colombianas y mexicanas. Se cree que el grupo compraba las drogas a organizaciones colombianas, posiblemente en Nicaragua y Honduras. Luego pasaban la cocaína al cartel de Sinaloa y a otros grupos mexicanos. «Los Cachiros» tenían grandes intereses empresariales y políticos, que se extendían hasta la élite hondureña. Tenían contactos importantes en el ejército y en la policía, particularmente en el departamento de Colón.

Personas y negocios relacionados a “Los Cachiros”.

El gobierno de Estados Unidos comenzó a mostrar un especial interés en ellos atacando los activos del grupo. En 2013 Estados Unidos ejerció fuerte presión sobre el gobierno hondureño. Lo anterior, debido a la solicitud de confiscarle entre 500 y 800 millones de dólares en propiedades de la familia. Presuntamente a través de un acuerdo negociado con la DEA, dos de los líderes de esta organización se entregaron a las autoridades estadounidenses en enero del 2015. Tras entregarse, el futuro de la organización comenzaría a ser incierto.

Javier Rivera se declaró inocente de cargos de tráfico de drogas en febrero de ese año.

En marzo del 2017 Devis Leonel confesó su participación en 78 asesinatos. Entre los asesinatos, confesó su participación en la muerte del zar antidrogas, Arístides González, en 2009.

Le puede interesar: Insight Crime: Imperio «Los Cachiros», 10 años de muertes y tráfico de droga en Honduras

CÓMO MATARON A LA PAREJA

Hernán Natharén, de 42 años de edad, fue acribillado a balazos junto a su esposa, Yerlyn Herrera, cuando se aprestaban a abordar su vehículo en un sector del barrio Morazán, de la ciudad de La Ceiba, departamento de Atlántida.

Información proporcionada hasta ahora indica que los ahora occisos salieron del campus universitario y cuando disponían a subirse en un carro Mazda, doble cabina, color titanium y placas PDS2284, fueron atacados. Lo anterior, por sujetos fuertemente armados frente a un restaurante en la ciudad costeña.

Se supo que la fémina estudiaba todos los fines de semana. Además, al igual que su esposo vivían en la localidad de Sabá, Colón; pero también tenían una vivienda en el Barrio Mejía en La Ceiba.

La fémina quedó tirada y ensangrentada en la parte de acompañante de la cabina principal del automóvil.
Hernán Natarén quedó tendido en el suelo.