El papa Francisco avisó que los valores positivos del deporte están siendo contaminados por el dopaje y la corrupción, cuando este sábado se reunió con miembros de federaciones ciclistas de Europa y África.

El pontífice alabó al ciclismo como uno de los deportes que «pone énfasis en las virtudes, como la paciencia, integridad, altruismo y espíritu de equipo».

«Si consideramos el ciclismo en ruta, podemos ver cómo todo el equipo trabaja junto durante las carreras», dijo.

«(Los deportistas) tienen esta extraordinaria oportunidad para comunicar a todos, especialmente a los jóvenes; los valores positivos de la vida y el deseo de dedicarse a la búsqueda de altas y nobles metas».

Pero el papa, de 82 años, advirtió que ocurre lo contrario cuando se imponen «otros intereses como el prestigio y las ganancias».

«Estoy pensando en el dopaje, la deshonestidad, la falta de respeto hacia uno mismo y los rivales y la corrupción», dijo a los participantes en el congreso anual de la Unión Ciclista.

El pontífice argentino destacó que practicar el deporte «nos enseña a no desanimarnos y a empezar de nuevo con determinación; después de una derrota o después de una lesión. Es por ello una ocasión para expresar con entusiasmo la alegría de vivir y la satisfacción de haber alcanzado una meta».

Y señaló que «los atletas tienen esta extraordinaria oportunidad de transmitir a todos, especialmente a los jóvenes. Los valores positivos de la vida y el deseo de gastarla en metas altas y nobles».

La audiencia con el papa se produjo en ocasión del congreso anual de la Unión ciclista Europea. Estuvo presente en la ocasión el presidente de la UCI, David Lappartient.