CIUDAD DEL VATICANO. Una Iglesia «humilde, pobre de cosas y rica de amor», pidió el papa Francisco en su primera misa del 2018 en la basílica de San Pedro. Además reclamó tolerancia a los refugiados e inmigrantes y arremetió contra las «banalidades desmoralizadoras del consumo»

El pontífice celebró la primera eucaristía del año en la basílica vaticana el día en el que la Iglesia celebra la Jornada Mundial de la Paz. En su mensaje criticó a quienes fomentan el miedo a los inmigrantes.

«Los que fomentan el miedo hacia los inmigrantes, en ocasiones con fines políticos, en lugar de construir la paz siembran violencia, discriminación racial y xenofobia. Estos son fuente de gran preocupación para quienes se toman en serio la protección de cada ser humano», escribió el pontífice.

Mensaje del papa Francisco en su primera misa del 2018

Su mensaje es que este año tiene el título de «Inmigrantes y refugiados: hombres y mujeres que buscan la paz».

Jorge Bergoglio advirtió que «las migraciones globales seguirán marcando el futuro».

Quizás te interese leerFenómeno: La primer luna del 2018 será un espectáculo

Hoy en su homilía, dedicada a la Virgen María, Francisco pidió a los fieles que dejen «los fardos del pasado». Asimismo pidió que empiecen «de nuevo desde lo que importa». Al tiempo que insistió en que Dios quiere que la Iglesia sea como la Virgen, «madre tierna».

Además, Francisco arremetió en su sermón de Año Nuevo contra las «banalidades desmoralizadoras del consumo».

El Papa llamó a los creyentes a que se protejan «de la anestesia de la publicidad. Así como de la propagación de palabras vacías y las alarmantes olas de charlatanería y ruido».

«Todos los días deberíamos tomarnos unos momentos de tiempo para guardar silencio junto a Dios, proteger nuestras almas y nuestra libertad», dijo Bergoglio.

En su mensaje también apeló a no dejarse llevar por el miedo y la melancolía.

Fuente: Clarín