Pandillas se mantienen pese a la represión de EUA y Centroamérica

196
Pandillas se mantienen
Guatemala, Honduras y El Salvador terminaron 2017 con 13.129 homicidios.

Tegucigalpa. Las pandillas que siembran el terror en Centroamérica con asesinatos, extorsión y tráfico de drogas: han logrado mantenerse fuertes pese al aumento de la represión en el istmo y en Estados Unidos, según advierten analistas.

«Una solución a las pandillas no se puede ver en el corto plazo. Es remoto que en los próximos 20 años los países del triángulo norte (de Centroamérica) erradiquemos la violencia pandillera», advirtió, Jannet Aguilar, investigadora de estas bandas delictivas.

El tema volvió al tapete en El Salvador, Honduras y Guatemala luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arremetió contra “la salvaje pandilla MS-13 (Mara Salvatrucha)”, en un llamado a endurecer los controles migratorios.

“Lo que demuestra es la enorme ignorancia y el populismo barato al que recurre Trump cuando se comunica con sus ciudadanos. Para comenzar la MS-13 es una de cientos de pandillas que generan y producen violencia en Estados Unidos”, destacó.

Para el analista y profesor universitario Roberto Cañas, más allá del peligro que representa la pandilla MS, Trump lo que deja en claro es su “política antiinmigrante”.

“La mafia rusa, la mafia japonesa, la mafia de Nápoles y Sicilia son muchísimo más poderosas que la Mara Salvatrucha”, aclaró Cañas.

La Mara Salvatrucha, junto a la pandilla Barrio 18, tienen alrededor de 140,000 miembros.

Lo anterior, de los cuales 40,000 viven en Estados Unidos y 100,000 están repartidos en El Salvador, Honduras, Guatemala, México e Italia.

Lea: El Salvador pide a Honduras y Haití unir fuerzas por una alternativa al TPS

Forjada en Estados Unidos

La Mara Salvatrucha se forjó en Estados Unidos en los años ochenta. Esto, a partir de las condiciones de exclusión que han vivido por décadas miles de jóvenes latinos, explicó Aguilar.

“El modelo como tal, el prototipo de pandilla MS-13 se formó en Estados Unidos. Es ese modelo transculturizado el que ha venido a generar mayor violencia a nuestros países. Sobre todo por las deportaciones masivas en los años noventa”, comentó la investigadora.

A su juicio, las pandillas latinoamericanas no están liderando el control del tráfico internacional de drogas a Estados Unidos. Sino que los responsables de ello son los grandes carteles de la droga mexicanos.

Guatemala, Honduras y El Salvador terminaron 2017 con 13,129 homicidios. Eso, en su mayoría atribuidos a las pandillas y al narcotráfico. Por lo que la región figura como una de las zonas sin guerra más violentas del mundo.

Los tres países están muy por encima del promedio mundial de 5,3 homicidios por cada 100,000 habitantes, según datos de 2015 del Banco Mundial (BM).