En plena pandemia, EHISA deberá recuperar la confianza de las aerolíneas

376
EHISA
EHISA estará constituida bajo un capital de 150 millones de lempiras.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Bajo el contexto de una pandemia generada por la COVID-19  que ya deja más de 33,4 millones de casos y sobrepasando el millón de muertos a nivel mundial, este martes, en Honduras asumirá el gobierno, a través de la Empresa Hondureña de Infraestructura y Servicios Aeroportuarios S.A. (EHISA), como nuevo administrador de tres aeropuertos nacionales.

A ello se le suma, la oposición de diversos sectores, ante la decisión de las máximas autoridades del país.

Ejemplo de ello, es que el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP) propuso crear una junta sin fines de lucro para manejar los aeropuertos internacionales Golosón en La Ceiba, Juan Manuel Gálvez en Roatán y Ramón Villeda Morales en SPS.

Asimismo, presentaron una propuesta, de la cual nunca fueron notificados con acuse de recibido y menos, una respuesta sobre ello, según dijo a TIEMPO DIGITAL, Juan Carlos Sikaffy, titular del COHEP.

Al ignorar esa oferta, el gobierno siguió con su inicial proyecto e hizo el anuncio el pasado 27 de agosto, a través de Leo Castellón, comisionado presidente de la Superintendencia de Alianza Público Privada (SAPP).

Castellón amplió que EHISA tendrá el acompañamiento de un experto internacional bajo la modalidad de «Gerenciamiento Sombra», para lo cual se giró invitación a cuatro compañías nacionales y extranjeras.

La creación de esta nueva empresa surge tras la finalización del contrato, entre el Estado hondureño y la concesionaria de los aeropuertos en mención. Por tanto, hoy asume la nueva administración gubernamental.

Lea también: EHISA inicia administración aeroportuaria; COHEP estará vigilante

Sectores involucrados

EHISA funcionará con un capital de 150 millones de lempiras, según lo establece el decreto ejecutivo PCM-084-2020 publicado el pasado 29 de agosto.

Además, tendrá a cargo un Consejo de Administración que será presidido por la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (INSEP), empresa sobre quien pesa un rosario de irregularidades.

Asimismo, las Secretarías de Recursos Naturales y Ambiente, Seguridad, Turismo y la Secretaría de Promoción de Inversiones, fungirán como secretario del Consejo.

Por su parte, HAS Development Corporatión (HASDC), es la empresa encargada de asesorar a la estatal durante el proceso administrativo, según lo oficializó el gobierno días atrás.

Geovany Rosa, es la persona que estará al frente de EHISA y estará acompañado por un equipo administrativo y operativo, entre ellos, gerentes de operaciones, mantenimiento, seguridad operacional. Así también, un gerente de servicios de extinción de incendios, quien será el encargado del cuerpo de bomberos dentro de las instalaciones aéreas.

Principal reto

Como se recordará, en marzo pasado, mes en que inició la pandemia en Honduras, se decretó el cierre temporal de los aeropuertos nacionales. Esto, como parte de las medidas de bioseguridad para evitar la propagación de la COVID-19.

Fue cinco meses más tarde, que se permitió la apertura gradual de los mismos, en consecuencia, uno de los principales retos, en esta fase reactivación, es la recuperación de la confianza de las aerolíneas.

Lo cual ayudará «para reiniciar los vuelos a Honduras y mejorar la competencia, de esa forma consolidar los servicios y atender las necesidades del país», según expuso Sikaffy.

En consecuencia, EHISA deberá encargarse de la recuperación de ese rubro en medio de la pandemia. Esto sin mencionar que las citadas terminales aéreas requieren de mejoras en la infraestructura de sus pistas e interiores; una vez que eso se concrete, aviones más grandes podrán arribar a Honduras.

Oposición

Luis Larach, representante del sector privado, aseguró que la nueva administración se traduce a «más de lo mismo».

«Es una empresa que viene siendo el mismo mono en diferente rama, que sería el mismo gobierno», así lo expuso en una entrevista con TIEMPO DIGITAL.

Por su parte, el diputado Enrique Yllescas, es de la opinión que el gobierno no está preparado para administrar los aeropuertos. Según él, porque «quiebra toda empresa estatal».

«En el Estado, al que no le cuesta, hace fiesta y todo mundo compra las cosas más caras, malversando los fondos y haciéndose ricos; entran en bicicleta y terminan saliendo con una Land Cruiser», cuestionó el parlamentario.

Similar opinión expuso el diputado Juan Carlos Ávila: «No quiero que pase lo mismo que sucedió con EEH e INVEST-H y otras instituciones que el Estado no ha podido manejar. Los aeropuertos son un patrimonio del pueblo y no de un grupo de empresarios».