Tegucigalpa. – La forma accidentada en la que recientemente una supuesta mayoría simple de diputados del Congreso Nacional autorizó una millonaria ampliación de la inversión gubernamental en lo que será el Aeropuerto Internacional de Palmerola, es sólo un elemento más que se suma a las dudas sobre el costo de este proyecto de infraestructura promovido por el Estado hondureño.

Aprobado el 2 de junio de 2016 por el órgano legislativo, este proyecto ubicado en el valle central de Comayagua, nació teniendo un valor de 87.1 millones de lempiras. Esa es la cifra que oficialmente difunden en sus portales web, los distintos órganos estatales vinculados a la promoción y ejecución de obras de infraestructura.

En unos 3,700 millones de lempiras es valorado el Aeropuerto Palmerola,,  es decir, el doble del valor por el que fue licitado.

Pero el monto de la inversión ha venido sufriendo mutaciones, al alza, desde luego. Del último incremento se supo a finales de mayo, en medio de un disturbio iniciado por la oposición en el Palacio Legislativo, sin usar el mecanismo electrónico de registro de votos, sino levantando la mano, el oficialismo y sus aliados aprobaron un decreto que autorizaba al Estado a invertir 46 millones de dólares más en la ejecución de la obra.

Este hecho, por sí mismo, revela entonces que el costo del proyecto no es el mismo por el cual fue licitado en 2016 y deja claro que finalmente tendrá un valor muy por encima del que ofertaron sus desarrolladores, una práctica muy recurrente en los procesos de licitación de obra pública, en donde se oferta por un monto y terminan ejecutando por otro valor.

De hecho, información técnica y financiera publicada por el Sistema de Información y Seguimiento de Obras y Contratos de Supervisión (SISOCS) indica que actualmente el proyecto está valorado en 163 millones de dólares (unos 3,700 millones de lempiras, al cambio actual), es decir, el doble del valor por el que fue licitado.

EL LADO BUENO DE PALMEROLA

La Superintendencia de Concesiones, el Aeropuerto Internacional de Palmerola, afirma que este proyecto busca dotar al país de una terminal internacional que cumpla estándares y certificaciones de seguridad, atención a los usuarios y de servicios de transporte de pasajeros y de carga, permitiendo elevar la competitividad de Honduras, al contar con infraestructura aeroportuaria de primer orden.

 

Asi tienen planificado dejar el nuevo aeropuerto de Palmerola.

Además de crear una solución con todos los niveles de seguridad aeroportuaria y logística, según la Superintendencia, Palmerola ha sido diseñado para proyectar a la comunidad de Comayagua, resaltar sus recursos naturales y exponer la belleza de esta espectacular región, afirma la Superintendencia.

Esta instancia, que supervisa la ejecución de los contratos concesionales otorgados por el Gobierno de Honduras, indica que el puerto aéreo está orientado a incorporar conceptos de energías limpias como el aprovechamiento pluvial y residual, clasificación de los residuos sólidos, sistema de iluminación de bajo consumo energético y un diseño que maximizará la obtención de la luz natural propia de esta zona.

“La infraestructura aeroportuaria que se convertirá en uno de los principales soportes para el desarrollo económico del país, potenciando especialmente la promoción mundial de Honduras como destino turístico y de negocio”, publica la Superintendencia de Concesiones en su portal de Internet.

De acuerdo a los diseños pre establecidos de este proyecto, el Edificio de Terminal de Pasajeros está enfocado en alcanzar los más altos niveles de servicio, seguridad y protección de acuerdo a las normas nacionales e internacionales, y a proporcionar igualmente un máximo nivel de confort para todos los pasajeros.

PALMEROLA POR DENTRO Y POR FUERA

Los datos técnicos que maneja la Superintendencia de Concesiones señalan que las instalaciones incluirán espacios para discapacitados, con un área de aproximadamente 37 mil metros cuadrados divididos en tres niveles, en las que destacan la plataforma, llegada y salida de pasajeros, áreas necesarias para la prestación de los diferentes servicios aeroportuarios y no aeroportuarios.

Lo anterior incluye mostradores nacionales e internacionales, servicios al pasajero, control de pasaporte, manejo/inspección/reclamo de equipaje, oficinas administrativas y operacionales, oficinas para entidades gubernamentales, control de aduana, servicios en tierra a la aeronave, espacios comerciales, entre otros.

Contará con 6 Puentes fijos de embarque más un adicional, para atención simultánea de 7 procesos de embarque de contacto simultáneos. Desde la CA5 el usuario accederá a un estacionamiento de 1200 plazas con áreas para pasajeros, taxis y autobuses, y vehículos de alquiler. Un Estacionamiento exclusivo para empleados estará ubicado próximo al Edificio Terminal.