SAN PEDRO SULA. Hoy se espera que el ex alcalde Óscar Kilgore deje el Centro Penal de El Progreso, luego de ser absuelto por enriquecimiento ilícito.

Ayer lunes por la noche, se le pudo observar alejado de los demás reclusos y acompañado de los policías penitenciarios. Esto, mientras miraba televisión y con un rostro mucho más tranquilo en relación al que se pudo notar en muchas de las imágenes difundidas durante su proceso judicial.

Cabe mencionar que el Tribunal de Sentencia a través de la sala IV dejó en libertad al exalcalde ayer lunes a eso de las 4:30 pm al sampedrano, Óscar Eduardo Kilgore López.

Esto, luego de declararlo absuelto por el delito de enriquecimiento ilícito. Lo anterior, durante su mandato del 2002 al 2006.

La resolución se dio por unanimidad de los jueces. Asimismo, después de deliberar resolvieron la nulidad del informe dado por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC). Así como el presentado por la Fiscalía de Transparencia y Combate a la Corrupción Pública, como prueba de dicho delito.

Nota relacionada: Las palabras de Óscar Kilgore al salir de la cárcel en el Día del padre

En la auditoría se señala sobre pagos de tarjetas de crédito, viajes. Así como compra de vehículos, entre otros gastos que no habían podido ser justificados, pero este informe había prescrito, ya que fue realizado fuera del tiempo que manda la ley que son cinco años.

“Aún quedan dos lindos juicios, uno por haberle donado un hospital psiquiátrico a la ciudad de San Pedro Sula, si eso es delito, hacer el bien no vale la pena. El otro es por alimentación comprada”, indicó Kilgore con una sonrisa y una mirada de reflexión ante los medios de comunicación.

Hay que decir que Óscar Kilgore quedó en libertad luego de estar dos años seis meses encarcelado por este proceso, ya que no cuenta con medidas sustitutivas por casos anteriores. Óscar Kilgore dijo sentirse contento por la resolución del Tribunal y no guardar rencor por los procesos judiciales a los que se ha sometido.

Óscar Kilgore dentro de los juzgados sampedranos

EL JUICIO POR LOS CINCO MILLONES

El pasado siete de marzo fueron evacuadas todas las pruebas. Esto, durante el segundo día del juicio oral y público por parte del abogado defensor del ex alcalde Óscar Kilgore.

Se conoció que la defensa presentó constancias bancarias, información sobre viajes al exterior. Además, copias de cheques, así como documentos de algunos viáticos durante su gestión (2002-2006). Con todo lo mostrado en los juzgados pretendieron justificar los cinco millones de enriquecimiento ilícito por los cuales señalaban a Kilgore.

La defensa adjuntó en entrevista que a su representado no le consideraron un sueldo devengado. Esto, durante el tiempo que fue presentador de noticias en Canal 6. Por lo tanto, argumentaron que el Tribunal Superior de Cuentas (TSC) estaba fallando en su señalamiento.

Mencionó que tampoco consideraron los aportes que recibió Óscar Kilgore mientras era candidato a alcalde. Así como tampoco los salarios que eran depositados a una cuenta bancaria, de la cual pagaba las tarjetas de crédito.

De igual forma, Clovis Duarte, defensor de Kilgore, agregó que la persona que hizo la auditoría tomó la información de salidas del país que le dio la Dirección de Migración. Pero nunca pidió los reportes a la tesorería sobre los viáticos que recibió el alcalde.

OTRO CASOS DE KILGORE

Por otro lado, en octubre del 2017 el exalcalde de San Pedro Sula, Óscar Kilgore, fue condenado a tres años de cárcel. Lo anterior, por parte de la Sala III de los Tribunales de Justicia de la zona norte de Honduras.

Por unanimidad de votos, los jueces que conocieron su caso hallaron culpable al
exedil. Esto, por el delito de abuso de autoridad durante su gestión municipal.

El exfuncionario recibió además la inhabilitación absoluta a cargos públicos. En la misma causa también condenaron -a tres años en prisión- Óscar Guerra Ocampo y Serapio Umanzor Díaz. Se dijo que este último recibió una condena adicional de seis años. Lo anterior, por el delito de malversación de caudales públicos.

El exedil ya tiene una condena del año 2015. Esto, por el delito de malversación de caudales públicos por el que guardaba prisión. El anterior, era por el delito de abuso de autoridad por el traspaso de un terreno en residencial Palos Verdes.