Opinión de Rodolfo Pastor: Sobre depurados y depuradores o el Estado de Derecho

258
Depuradores en Honduras.

Rodolfo Pastor Fasquelle. -El Comité de Salud Publica ¿siempre termina guillotinándose solo? ¿Quién custodia al custodio, y a ese, quien? ya se le preguntaba a Platón, en la antigüedad. ¿Quien va a resguardar al guardian?  Dices que soy tu maestro, pues siéntate y lee. La rectora no te está enseñando bien.  Se les han asignado una tarea prioritaria y difícil. Sin duda, hay policías corruptos y hay que depurar a los que se les demuestre culpa. Pero la corrupción no es solamente pedir coimas, Omar. Justificar el abuso de poder a cambio de cualquier cosa, fama, oportunidades o poder es corrupción.  ¿Entonces a quien le toca depurar a los depuradores?

Antes cuando de verdad eras mi pupilo, eras liberal, y suscribías el precepto básico del debido proceso, defendías el derecho a la defensa y el principio de la presunción de inocencia. Escucho bien Omar. El candidato Nasralla nunca ha dicho que va a revertir la depuración policial ni que va a reincorporar en general a los defenestrados, como aseguras cuando lo atacas. Ha dicho (y estoy de acuerdo con el) que hay que monitorear ese proceso, que luce inacabable y debilitante de la institución. Y aunque probar la culpa es tarea del acusador ¿verdad? quien demuestre que se le violaron sus derechos y se le infamó y castigó sin fundamento, tendrá derecho al resarcimiento y reincorporarse. Eso es así, así debe ser. Pero, si Nasralla no ha hecho más que defender los principios liberales que suscribíamos tu y yo ¿qué pretendes hacer cuando increpas –falseándolo- su mensaje?

Aseguras que nuestro candidato atenta contra las instituciones republicanas. Pero fíjate que –precisamente- este régimen que tan apasionadamente defiendes, al que quieres que defienda la policía es el sucedáneo que ha violado la constitución que les leías a los soldados golpistas en los portones de la Presidencial, misma que prohíbe que se reelija Juan Hernández y prohíbe que los Jueces de la Corte se lo permitan. Bajo mano de JOH fue que perecieron las instituciones republicanas cuando se violaron los derechos civiles, la independencia de poderes, la representación en el sistema electoral. ¿En cual República estabas pensando?

Es interesante escucharte, alegando inocencia. Implorando por tu honra y la sensibilidad de tu familia. (Y yo te he defendido siempre diciendo que no te venderías por dinero.) Porque tienes razón. Los señalamientos basados en chismes y suposiciones son injustos y esa justamente es la misma queja de algunos de los oficiales a los que han afectado. Pero me queda claro que le estás haciendo el juego al régimen y entiendo por qué la gente que te admiró como adversario del golpe y defensor de la ley, te acusa hoy de colaboracionista. Porque sos, pues. Un activista. Tus declaraciones incontinentes se han degradado en descalificaciones de la oposición y en aplausos y apoyos para el régimen de Hernández, cuando contiende por la reelección, el contexto inmediato en el cual hay que interpretar lo que dices. ¿Qué tu no andas en política? Ah ¡vaya pues!

El mismo establecimiento de esa Comisión y todo el proceso de depuración padecen el mismo problema de raíz que todo en el régimen de JOH, cuando justifica los medios con los fines, contradiciendo el cimiento de la ética. Y escapa a la legalidad.

Para enderezar la trampa, le hacen trampa. Los opositores que tuvimos que salir, regresamos amparados en un convenio internacional, nos constituimos en Partido pacifico. Y luego el régimen nos persigue promoviendo campañas de desprestigio e impulsando procesos judiciales, con una fiscalía subordinada y una judicatura manejada. Si los Magistrados de lo constitucional pudieran darle la razón a otro, pues se los destituye, aunque sea, como han dictaminado ya los tribunales internacionales, ilegalmente. Que los empresarios no parecen pagar los impuestos que debieran, pues entonces, inventan un impuesto presuntivo y cobran por la fuerza.

Que los estudiantes denuncian la pretensión de dejarlos sin voz ni voto, pues a gasearlos y macanearlos y encarcelarlos. Y si los campesinos quieren de regreso sus tierras y los indios no quieren dejarse arrebatar sus ríos, pues hay que dejar que destacamentos de seguridad privada con asesoramiento de la policía militar desactiven sus movimientos, asesinando si es preciso a sus líderes.

Y si no pueden darle independencia y fiabilidad al Ministerio Publico y al sistema judicial para que juzgue a los policías… porque –entonces- esas instituciones tendrían que actuar contra el cartel gobernante y procesar a los saqueadores del Seguro, entonces, otra vez, crean una Comisión que depure ejecutivamente reivindicando como merito personal lo que debiera ser simplemente procedimiento legal obligado. Lo que dice Salvador es que hay que restaurar el estado de derecho.