Opinión de Patricia Murillo: Dr. Roberto Herrera Cáceres: ¡Manos a la Obra ya¡

269
Patricia Murillo Gutiérrez le pide al titular de CONADEH cumplir con urgencia su labor  constitucional de proteger al pueblo. Manos a la obra.

Y que lo empiece  hacer ya mismo, ante la opacidad y la incertidumbre que genera este régimen, en el manejo de la situación generada por la irrupción del Covid 19 en el país.

El Soberano que es su patrón doctor Herrera Cáceres, le pregunta  que hace por la Salud en el descalabro que vive Honduras, cuando se ha desnudado desde la cabeza hasta los pies, el precario, humillado y  raído  Sistema de Sanitario Público Nacional, especialmente descuidado los últimos 10 años tras el Golpe de Estado, cuando empezó a desmantelarse toda la institucionalidad,

¿Qué hace el CONADEH para  darle un poco más de vigencia a a los vulnerados derechos humanos?

Sobre todo a los derechos a la Vida, a la Salud, a la Educación y a un trabajo digno.

Ahorita que la totalidad de los hondureños sufre en la más absoluta incertidumbre e indefensión y cuando las macabras estadísticas nos señalan como uno de los Estados más corruptos, atrasados en Desarrollo Humano y de los más desiguales del Planeta, su patrón el Pueblo urge saber cómo se está manejando esta crisis humanitaria que ante la coyuntura  del coronavirus, emerge enseñándonos sus más afilados colmillos.

Y como el 80 por ciento de la hondureñidad no le tiene ninguna confianza a los que ilegítimamente gobiernan a la Patria desde las bayonetas y la fuerza, se espera que sea su figura el último escudo protector institucional ante tantos abusos.

No se le olvide Doctor Herrera Cáceres, como fueron creando una tela de araña  corruptora para seguir saqueando al Estado. Cuya cereza del pastel fue expulsar a la Maccih y dejar inutilizados a la Ufecic y el Circuito Anticorrupción que se había logrado.

No les bastó  acabar con miles  de millones de lempiras del Instituto Hondureño del Seguro Social, IHSS  y  desmembrar los presupuestos de cuánto Ministerio y  organismo estatal estuviera en sus fauces, para seguir hoy al pensar de la gran mayoría, buscando las mil y una formas de acabar con lo que queda del tesoro público y que casualidad, en la antesala de un nuevo proceso electoral.

Artículo anterior: https://tiempo.hn/opinion-de-patricia-murillo-bienvenido-don-lawrence-j-gumbiner/

La diputada nacionalista Johanna Bermúdez  solicitó en el Congreso, 100 millones de lempiras para trabajar contra la peste que se avecinaba. Luego vía Decreto Presidencial bajo el mandato del hermano de Tony Hernández TH, y  con la rapidez de un mal rayo, se auto adjudicaron 200 millones  de lempiras más, y continuaron  doctor Roberto Herrera Cáceres  la danza millonaria, el viernes 13 de marzo cuando  aprobaron en el Congreso Nacional 420 millones de dólares, con el espejismo que construirán 80 0 90 hospitales y Centros de Salud desde Cortes hasta Gracias a Dios, en los 4 puntos cardinales del país.

Por cierto nosotros  los diputados de Libertad y Refundación, Libre, del Pinu y la curul del doctor Rubén García liberal, nos opusimos a tal proyecto porque no era el momento de vender humo, sino que de diseñar las estrategias científicas, humanas y ciudadanas que permitieran fortalecer el vergonzoso estado del sistema sanitario nacional en esta hora aciaga del coronavirus.

Y de la mano  con expertos como el Colegio Médico Hondureño, el Consejo Nacional Anticorrupción CNA, el Fosdeh, la Academia y  los Gremios independientes que no sean vasallos al régimen, como veedores bajo la coordinación del CONADEH, como debería ser.

Y una vez superada la crisis de hoy, rediseñar el mejor sistema de Protección Social alejándolo del cruel fantasma de la Tercerización y el negocio redondo para entes mercantiles, que tienen la salud como mercancía. O como grosero lo dijo aquel empresario sampedrano: ¡pongo el precio que quiero ¡

Las dudas nos asaltan señor Defensor del Pueblo, pues todas esos miles de millones de lempiras que tanto cuestan al pueblo, están en manos de los mismos que saquearon el IHSS. Que han dejado  huérfanos al Hospital Escuela Universitario, al Mario Catarino Rivas, al Leonardo Martínez, al San Felipe, al Tórax a los hospitales regionales y centros de Salud que no cuentan algunos de  ellos ni con agua mínima para operar.