Opinión de Luis Chávez: Tengamos la certeza de que “los campeonatos llegarán”; Marathon campeón

42

Por Luis Chávez. -Marathón tenía 15 o 16 años de no llegar a una final cuando hablaba yo con un fiel seguidor del Monstruo Verde y me decía con sabia paciencia “Mirá, Luis, tranquilo, el equipo ha trabajado una cantera que si no nos hace campeones este año, lo hará el siguiente, dentro de poco, pero los campeonatos llegarán”

Marathón perdió una final contra Motagua, precisamente, después de haber esperado tanto esa instancia, 17 años, pero ya estaban siendo protagonistas los chicos de esa cantera profetizada: Emil, Berríos, Pompilio, Kalusha, Víctor Coello, etc…

La siguiente final Marathón se coronó campeón, por fin, contra el Olimpia y San Pedro Sula fue verde y feliz.

Hoy, a las puertas de otra anhelada final respiro un aire parecido al de aquel tiempo: los campeonatos llegarán.

Y esta vez quiero señalar otra área del equipo que está haciendo la diferencia, aunque sin duda los jugadores son claves y decisivos en cualquier equipo, pero es honroso mencionar el trabajo que está concretizando la directiva, específicamente el presidente y vicepresidente de la institución, Orinson Amaya y Eduardo Urbistondo, respectivamente.

Este dúo llega al Marathón para cubrir el espacio dejado por las circunstancias que todo el país conoce, y lo hace justamente en el momento en que empezaba uno de esos cíclicos declives de este equipo histórico.

Lo primero que debieron hacer Orinson y Eduardo fue poner en orden las finanzas del club, inveteradamente desordenadas a pesar de que hubo temporadas en que el dinero no era su peor problema, y luego de que la maquinaria pudo moverse por su propia tracción se concentraron en que el equipo, los jugadores, dieran su mejor parte, y los resultados ya se ven.

Pero lo que quiero expresar esta vez es que la razón de mi descansada esperanza en la certera llegada de los campeonatos estiba en el carácter y la formación del presidente y el vicepresidente: ambos son empresarios de tremendo éxito que se hicieron a sí mismos, que empezaron de cero y a fuerza de tenacidad y sortear todas las adversidades que se presentan en un país como el nuestro, alcanzaron la cima del éxito financiero y social.

Sin ánimo de comparar a nadie, me parece que a Marathón le caen como anillo al dedo dos directivos como Orinson Amaya y Eduardo Urbistondo, acostumbrados a hacer funcionar, echar a andar y volver exitosas maquinarias productivas con resultados tangibles, puesto que la institución verde siempre ha sido, da pena reconocerlo, una colección de problemas que se resolvían o a fuerza de billetera o de declaraciones altisonantes o de golpes de autoridad en la mesa que rayaban con lo dictatorial, pero pocas veces con un trabajo disciplinado, cerebral y profesional que empezara desde la cabeza de esta querida institución.

No puedo asegurar que Marathón le gane el campeonato al Motagua, espero que sí, tiene todo para hacerlo, pero si no es esta vez, tranquilos, dejemos que Orinson y Eduardo trabajen mucho tiempo como lo están haciendo en Marathón, y tengamos la certeza de que “los campeonatos llegarán”.