Opinión de Jonás Herrera: No hay tiempo para discutir si la vida o la economía

1180
Jonás Herrera es un comunicador de ideas y generador de contenido, es publicista y estratega en marketing.

Por. Jonás Herrera. –Algunos piensan que cuando se menciona a la economía en medio de una crisis como la que representa COVID-19 se habla de algo etéreo o peor aún piensan que los que hablan de esta en momentos de incertidumbre son unos desalmados amantes enfermizos del dinero y adoradores del capitalismo infernal. No comprenden que romper el ciclo económico hará que ese mismo «ciudadano» que insulta en twitter en unas semanas no tendrá recursos ni para cargar de energía su celular y peor que decenas de miles de personas perderán sus trabajos. Pero, ¿es acaso esto culpa del gobierno? No, de ninguna manera, de hecho la medidas de aislamiento son correctas sobre todo porque es indudable que la salud y la vida deben estar por sobre todas las cosas y la vida debe ser sin ninguna duda el principal derecho a defender, Sin embargo lo que hay que hacer ver y atender de inmediato es que el quiebre del ciclo productivo también podría llevarse a miles de personas a la tumba; solo el tiempo dirá que tanto y si la curva será peor que el mismo virus.

Muchos economistas y hasta científicos como el Dr. JP Leonnidis uno de los más prestigiosos epidemiólogos del mundo creen que el virus infectará al 70% de la humanidad y matará a muchas personas, aún así advierten: «pero cuidado y a los que queden se los lleve a la tumba el desempleo, la escasez, el descontrol y el pánico social que generará el quiebre de todo el ciclo económico, atenderlo es igual de importante que el mismo virus». 

Entonces, no hay tiempo para discutir si la vida es primero que la economía o la economía debemos atenderla después. La economía está íntimamente vinculada con la vida de los seres humanos, tanto con la vida como concepto biológico como con la vida en tanto calidad de esta. En nuestro país como en el mundo entero es la micro, la pequeña y la mediana empresa la responsable de coadyuvar a esa calidad de vida.

Pensemos ¿por qué es importante que las medidas gubernamentales se enfoquen al mismo tiempo atendiendo la crisis médica como la crisis sanitaria?. En primer lugar porque si no la atendemos de forma paralela no habrá tiempo para hacerlo luego.

En segundo lugar porque para eso en un gobierno existen funcionarios con carteras multi-disciplinarias, es decir, que mientras unos atienden la brutal crisis de salud que golpea a la humanidad, otros observan la infraestructura, otros la economía y así.
Una crisis como COVID-19 obliga a atender de inmediato y sin demora la economía, sobre todo esta, que será el barco en el que todos nos debemos subir durante y luego que el virus pase. Y ¿por qué es importante que las medidas gubernamentales se enfoquen principalmente en la micro, pequeña, la mediana empresa y emprendedores?, aquí algunas consideraciones:
1) El 85% de trabajadores no reciben salarios de la gran empresa esto es falso, los obtienen de la micro, pequeña y mediana empresa llamadas (MIPYMES), y son estas las que están ahora al borde del colapso financiero.
2) Los dueños de estas empresas están lejos de ser ricos y menos millonarios como algunos maliciosamente quieren hacer ver.
3) Seguir con el discurso de ricos y pobres es una dialéctica destructiva cuando para salir adelante será necesario el apoyo de todos independientemente su patrimonio. Claro cada quién ayudando en base a sus posibilidades.

Vea la demoledora gráfica del estudio elaborado por JP Morgan la cual muestra que la mayoría de estas empresas que no generen ingresos en los próximos 30 días estarían quebradas.

¿Y aplica a El Salvador? Ernesto Hernandez Otero Consultor empresarial HdzOtero realizó una encuesta ante la crisis actual consultando a 448 empresas MIPYMES, el resultado no es  muy diferente. El 97% ha disminuido poco o completamente sus ventas y el 82% de las empresas solo podrá continuar hasta abril lo que indica que solo podrán pagar hasta Marzo.
En resumen, mientras los políticos, diputados, los funcionarios, empresarios, empleados y hasta el presidente discutimos entre nosotros, el 82% de los trabajadores, es decir 800 mil personas están al borde de quedar desempleadas o por lo menos muy afectadas y en el menor de los casos en la incertidumbre.  La mayoría de personas parece no darse cuenta del virus silencioso que se aproxima, aquel del cual no podremos encerrarnos, del que no nos salvará ni la más estricta de las cuarentenas: La debacle económica. Y ¿acaso ésta puede matar? sin duda, y sobran los ejemplos de la estela de muerte y destrucción producto de las crisis económicas en la historia. Este mismo día y mientras escribo me encuentré con la siguiente noticia: