Opinión de Israel Romero Puerto: Amnistía Política

435
Dr Israel Romero Puerto, Jurista Internacional.

Por: Dr. Israel Romero Puerto, Juris Doctor (Jurista Internacional), PhD./ Siempre que el gobierno de JOH está fraguando cualquier tipo de movida, sea con leyes generales o relacionadas al acontecer político nacional, se nos ponen los pelos de punta. Analizaremos dos de sus últimas andanzas.

Amnistía Política. Este tema es más delicado de lo que usted cree. Se trata de perdonar todos los crímenes cometidos contra el Estado de Honduras. En esta clase se incluye JOH, que en los últimos cinco años es el que más crímenes ha cometido contra el país.

Por definición, amnistía es un acto soberano para olvidar actos pasados, conferido por el gobierno a todas las personas (o a ciertas personas) que son culpables de crímenes o delitos, generalmente ofensas políticas, incluyendo traición, sedición, y rebelión.

Una de las condiciones de la amnistía política es el retorno a la obediencia y responsabilidades dentro del tiempo prescrito en el decreto de amnistía. Este es un perdón general o proclamación a beneficio de sujetos que han delinquido contra el gobierno.

Amnistía política es la abolición, es el perdón y olvido. Definición proveniente del caso Knote v. U.S., 95 U.S. 149. El primero es usualmente dirigido a crímenes (delitos) contra la soberanía de la nación por ofensas políticas. El segundo (perdón, personal) condona infracciones a la paz de la nación. Burdick v. Estados Unidos, 236 U.S. 79.

En Honduras, este proyecto de amnistía política ha sido mencionado en las reuniones del “diálogo nacional” y se hizo un análisis político la semana pasada, y el análisis jurídico se llevaró a cabo el martes.

No se dio a conocer los puntos políticos concluyentes, y no espere que darán a conocer los puntos jurídicos concluyentes. Alguien en Honduras está tratando de blindarse contra los embates que el Congreso U.S. está planeando para en forzar la Ley Magnitsky y la Kingpin.

La primera es prácticamente una muerte civil, financiera y política para el inculpado, y la segunda se aplica al narcotráfico y sus conexos, incluyendo lavado de activos, depósitos bancarios, etc. En Honduras hay muchos dentro del ámbito de esas dos leyes.

Otra movida relacionada estrechamente con la amnistía política es la Orden Ejecutiva de JOH para que se revisen todas las alianzas público-privadas, es decir las concesiones estatales. El racional es para evitar problemas fiscales en el futuro.

Nosotros esperamos que se revisen todos los contratos, entre ellos la concesión de la portuaria a una empresa “extranjera”; los peajes a una empresa “colombiana”; energía eléctrica a una empresa “extranjera”; Palmerola que concede sus ingresos totales a una “aeroportuaria alemana”.

Con Palmerola tenemos un enorme problema: Honduras puso el terreno, las pistas, infraestructura, edificios, mantenimiento y funcionamiento. Esa supuesta “empresa alemana” recibirá 100% los ingresos de Palmerola por los próximos 60 años. La obra es excelente. El contrato es inaceptable.

Aclaración necesaria: si nosotros nos involucramos en la próxima administración, revisaremos todos esos contratos. Cualquier mamarracho que hagan con esa orden ejecutiva de JOH, solo traerá más miseria a los ladrones de turno.

Nuestra opinión es que tanto la “amnistía política” como esa orden ejecutiva para revisar los mencionados contratos, es una cortina de humo a los problemas creados por los ladrones de turno, y una supuesta coraza para cuando ya no estén en el poder.

Garantizado: la historia indica que los servidores públicos corruptos, un día caen, y les cuentan las costillas. Siendo un servidor honesto, no hay problemas en el futuro. Mire el ejemplo con todos los ex-mandatarios de los países vecinos de Honduras.

(El Dr. Romero es independiente investigador científico en periodismo y escritor – israel09r@yahoo.com)