Opinión de Filiberto Guevara: El fenómeno de las maras en nuestro país

1262
Foto referecial.
Doctor y escritor, Filiberto Guevara Juárez.

Existen dos tipos de mareros: los de cuello sucio y los de cuello limpio. Indudablemente, los dos grupos le hacen daño a nuestra nación.

Los mareros de cuello sucio son los excluídos de la sociedad. Los mareros de cuello limpio son los incluidos o privilegiados de la sociedad, especialmente por la cúpula corrupta gobernante. Quien de las dos maras le hacen más daño a nuestra nación hondureña?.

La respuesta dependerá de nuestra perspicacia para observar el fenómeno de las maras en nuestro país. Cuando los corruptos se roban miles de millones del erario, por culpa de ellos, mueren a diario centenares de personas en nuestro país, por falta de una asistencia médica en los hospitales públicos y del IHSS.

También muchos niños lloran de hambre y se duermen con dolor en sus estómagos vacíos por falta de alimentos, hasta desnutrirse severamente, terminando por morirse lentamente.Sus padres sufren por ello. Es quizás por eso, que se vuelven delincuentes y, permiten que sus demás hijos lo sean. Esos son los que pasan a formar parte de los mareros de cuello sucio. Entonces, tenemos que preguntarnos: ¿Quienes son los victimarios y quienes las víctimas?.

Si somos un poco perspicaces, nos daremos cuenta que los mareros de cuello blanco sólo son victimarios y no propiamente víctimas. En cambio los mareros de cuello sucio, son víctimas y victimarios.

Ellos son los excluídos de un modelo económico injusto. De ellos se aprovechan los que promueven el narconegocio, incentivado por los carteles de narcotraficantes, cuyos jefes están siendo condenados principalmente, en la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York.

Pero todavía falta que se les haga juicio y se condene a los co-conspiradores de esos carteles de la droga, que tanto daño le han hecho y le hacen a toda la nación hondureña. Así pues, si queremos que no haya mareros de cuello sucio, comencemos por meter a la cárcel a los mareros de cuello blanco. Si se quiere solucionar el grave problema sociológico de las maras, se debe enjuiciar y meter a la cárcel a los mareros de cuello blanco a nivel de jefatura, y no sólo a los de cuello sucio.

Gracias a Dios, en los EEUU, ya están juzgando y metiendo a la cárcel a los jefes de carteles de la droga, que han promovido el crecimiento de los mareros de cuello sucio en nuestro país.

El siguiente paso es que enjuicien y metan a la cárcel en EEUU, a los co-conspiradores que han fomentado el flagelo del narcotráfico en Honduras, que son los verdaderos causantes de la creciente proliferación de los mareros de cuello sucio.

Filiberto Guevara Juárez.

San Pedro Sula, 16 de agosto, de 2019.