26.6 C
San Pedro Sula
miércoles, mayo 18, 2022

Opinión de Diego Paz: Arma de Doble Filo

Debes leer

Diego Paz, médico general.
Diego Paz, médico general.

La era de la tecnología ha traído consigo un sin fin de cambios a un ritmo vertiginoso. Hoy en día somos capaces de utilizar inteligencia artificial para leer y hacer un mapa del genoma del SARS-CoV-2 y a la fecha tenemos una base de datos de varios miles de muestras disponibles al público. Si bien cualquiera tiene acceso a esa información, ¿cuántas personas en el mundo podrán darle uso a esa información? Si todos tuviésemos una base de conocimientos sobre genética, apuesto y gano que saldrían millones de genetistas aficionados queriendo interpretar y analizar la información, inundando nuestras redes sociales con gráficas y textos informativos sobre las mutaciones del virus y como emplear esa información en el día a día.

A diferencia de una secuencia de purinas A y G y las pirimidinas C y U que son los componentes del RNA, la literatura médica por lo general está escrita en palabras que son más fáciles de leer. Claro está, hay una diferencia diametral entre leer y comprender lo que se está leyendo. Es por este concepto básico que no es posible que alguien agarre un libro de medicina interna y pretenda poder manejar un paciente séptico. La medicina es igual que toda profesión; se ocupa una base solida, e ir construyendo sobre esta base de conocimiento todos los días del resto de la vida. Un médico jamás deja de ser estudiante, podrá haber obtenido  5 títulos y ser un experto en su área y aun así le toca seguir leyendo prácticamente a diario, aprendiendo de lo escrito y la experiencia del día a día.

En la medicina como en toda profesión, hay todo tipo de personas desde eminencias hasta charlatanes. La información disponible con tanta facilidad hoy en día es un arma poderosa, que al igual que una arma de fuego de última generación, en manos expertas es una herramienta precisa y efectiva, en manos inexpertas es un peligro para el usuario y quienes lo rodean. La información médica en manos de un médico consciente, serio, preocupado por ser cada día mejor, es la mejor herramienta del mundo. Al mismo tiempo, se puede convertir en una arma letal si se emplea con soberbia, prepotencia, necedad e ignorancia. Noten como estoy hablando de información médica en manos de médicos.

Lastimosamente hoy en día ese mismo fácil acceso a información ha causado que las recetas y recomendaciones de la comadre sobre que “aguas” dar, o que jarabe le funcionó a “mi niño” han pasado a convertirse en indicaciones y recomendaciones osadas sobre condiciones y medicamentos sumamente delicados. Si la información en manos de un profesional incompetente es mortal, que se puede decir de alguien que para empezar no tiene la más remota idea de lo que está leyendo o escuchando. Como médico suplico a todo el que tenga la voluntad de escucharme o leerme, POR FAVOR no piense ni por un segundo que lo que está leyendo lo capacita a Usted para tomar decisiones sobre su salud y mucho menos sobre la salud de los demás. Pongamos un alto a esta mortal costumbre de creer que entendemos lo que  estamos leyendo solo porque eso me dice mi soberbia y ego. Usted querido lector, si no estudió leyes, no dicte sentencias, si no estudió química, no recomiende mezclar cloro con agua oxigenada y si no estudió medicina no recete hidroxicloroquina y azitromicina para la tos que tiene su vecino porque lo puede matar; la información es un arma de doble filo.


🔹 Suscríbete gratis a más información sobre el #COVID-19 en nuestro WhatsApp haciendo clic en el enlace: bit.ly/whatsapptiempo

Hoy en Cronómetro

error: Contenido Protegido