22.8 C
San Pedro Sula
jueves, diciembre 2, 2021

Opinión de Carlos Alvarenga: Consideraciones sobre la alianza

Debes leer

Carlos Alvarenga, abogado.
Carlos Alvarenga, abogado.

¿Me ha causado sorpresa? Diría que consternación. Sin duda que sumados LIBRE y PSH le pasan al Partido Nacional y huele a cachimbeada.

La gente está resentida al máximo contra el PN: pactos de impunidad, corrupción desaforada, la reelección, el manejo de la pandemia, al ingrato recuerdo del IHSS (coronada con la tristemente célebre frase de Pepe Lobo); sin duda alguna la herida abierta más dolorosa y sangrante: lo de los hospitales móviles, todo eso es una pesada carga para Nasry Asfura.

Ha sido, sin duda, un trabajador incansable, mejor que cualquier otro en el sentido de pasos a desnivel y túneles, y aunque no hizo muchísimas cosas que eran su obligación, a nivel nacional se tiene una buena apreciación de él, pero eso no bastará para hacer menos liviano el lastre que arrastra y ante una alianza que le sobrepasa.

¿Pero cuál es el futuro de esta alianza?

En primer lugar, quisiera saber quién logró el milagro de convencerlo. Tuvo que haber sido alguien con las agallas para haberle propuesto la alianza, sin temor a sus berrinches a los que nos tiene acostumbrados. En segundo lugar, alguien cercano que ejerce mucha influencia sobre él, y en tercer lugar, una persona estratega, astuta, realista y pragmática.

Lea también – Opinión de Carlos Alvarenga: La aventura salvadoreña con el Bitcoin

¿Esta persona podrá mantenerlo amarrado y quieto? En la medida que pueda, esa alianza podrá llegar a feliz término.

En el caso de LIBRE, no le doy muchas vueltas a la cabeza: Mel Zelaya es un estratega, un manipulador, un animal político con el olfato de la oportunidad muy bien desarrollado, capaz de perdonar hoy, darse las manos para la foto y cobrárselas mañana.

Las cuestiones técnicas no sé cómo las resolverán. Que no aparezca candidato en el nivel presidencial, pero sí en la diputados y alcaldes. ¿Cómo harán cumplir lo acordado si no tendrá valor alguno ante el Consejo Nacional de Elecciones? Por muchas actas o escrituras públicas que firmen, no tiene valor alguno. No van a ir al Juzgado de lo Civil a reclamar el cumplimiento porque Mel no les dio tal o cual ministerio.

Otra duda que me surge es si los diputados que resulten electos de ambos partidos podrán llevarse bien. Una presidencia es exitosa en la medida que el Legislativo le apoye. No lo sé.

Podría interesarle – Opinión de Carlos Alvarenga: Abdulrasak Gurnah y el grito de los que tuvieron que partir

Otra cosa, ¿cuánto pueda soportar Salvador Nasralla no ser más quien vaya a los noticieros como candidato? Y también, ¿cuánto podrá soportar someterse a las decisiones de la familia Zelaya?

¿Qué pudieron haber pactado? Repartirse ministerios, darle la presidencia del Poder Legislativo, enchambar a los más prominentes personajes del partido de Salvador, etc.

Por último, lo más importante: hay que ver ahora cómo reacciona el electorado. Sin exprimirse el cerebro, los militantes, incluso actuales candidatos ya inscritos, que odian a LIBRE o a Salvador Nasralla, ser irán sin pensarlo a darle el voto a otro, o cambiar de partido, o no van a votar de la rabia.

Hay quienes quedarán decepcionados tremendamente como lo manifestó la doctora Suyapa Figueroa, o como Nelson Ávila y Wilfredo Méndez, quienes públicamente dijeron que se salieron de LIBRE y votarían por Salvador, ya que no podían apoyar a un partido que negoció con el narcogobierno.

Están los que aún no cierran la boca (y no podrán cerrarla durante semanas), recordando todas las imprudentes expresiones llenas de odio, rencor, irracionales como le es muy típico a Salvador Nasralla, tildando a Mel Zelaya de ladrón, de haber vendido las elecciones, de asesino. Quién sabe.

El chanchuyo ya está hecho entre las cúpulas de ambos partidos, o mejor dicho, entre ambos propietarios de sendos partidos. Ahora habrá que esperar el acomodamiento de los votantes después de este choque de placas teutónicas.

“Costo-beneficio” dicen los pragmáticos. A ver si el fin justificó los medios, a esperar si la medicina no fue peor que la enfermedad, si el caldo no salió más caro que la sopa.

Me pregunto si el Partido Liberal podrá despegar en su campaña y llegar a los votantes. Podría ser un perdedor en medio de este pleito de gigantes, a menos que planteen ahorita una estrategia tan inteligente como audaz, y muy cara –por cierto-, para atraer a los votantes que han quedado descontentos de este menjurje.


Nota para nuestros lectores:
🔹 Suscríbete gratis a más información en nuestro WhatsApp. Haga clic en el enlace: https://bit.ly/2Z2UF3j

Más noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias