Opinión de Alonso Cedeño: La empatía de López-Gatell

354
alonso cedeño
Hugo López-Gatell Ramírez es un epidemiólogo, investigador, profesor y actual subsecretario de Salud de México.
Alonso Cedeño, ingeniero químico graduado en la UNAM. Con más de 17 años de experiencia en manejo de crisis, planes de continuidad de negocio y operaciones de Gobierno, comunicación estratégica y nuevas tecnologías.
Alonso Cedeño, ingeniero químico graduado en la UNAM. Con más de 17 años de experiencia en manejo de crisis, planes de continuidad de negocio y operaciones de Gobierno, comunicación estratégica y nuevas tecnologías.

La única explicación posible era que lo estaban preparando para el sacrificio, pero al parecer esta teoría estaba equivocada, pero hoy no se ve otra posibilidad.

Hugo López-Gatell @HLGatell, es por mucho el funcionario con mayor exposición en el gobierno federal, descrito por el presidente siempre como un técnico y no un político alcanza en todas las encuestas a las que he tenido acceso un nivel de conocimiento solo superado por @LopezObrador. Su equipo de comunicación y manejo digital hace semanas presumía su alta exposición y la celebridad en el estilo “hipster” que les brinda la sede de la Secretaría de Salud, ahí al lado del bosque de Chapultepec. Conforme llegaban las portadas de revista, los videos sembrados de encuentros casuales de “fans” con el subsecretario, los reconocimientos en las conferencias mañaneras, y los hashtags de apoyo a su gestión, impulsados por la #RedAMLO, quedaba claro que su subida meteórica solo podría ser la antesala de una caída devastadora, ya fuera por sacrificio planeado o linchamiento social.

No puede dejar de contrastarse el bajo perfil público del Secretario de Salud, Jorge Alcocer, y ya no se diga de su ausencia digital, pues no se puede identificar una cuenta oficial en Twitter, y la @SSalud_Mx lo menciona por nombre, nunca por usuario y no ha realizado un retuit. La cuenta de Twitter del subsecretario @HLGatell tiene más de 1.3 millones de seguidores, mientras que la de oficial de la secretaría tan solo 1.1 millones.

De la misma forma en Facebook no existe una página oficial del Secretario de Salud, pero sí del subsecretario, verificada, con casi 1.3 millones de seguidores, creada apenas el 20 de marzo y “se incluye en la categoría de representación de un artista, grupo musical o figura pública, no una organización”.

Queda claro que López-Gatell no era político pero quiso jugar como uno. Hoy ya no queda claro si el plan fue sacrificarlo, el momento oportuno para hacerlo hace mucho tiempo que pasó, o si realmente consiguió enamorar a los estrategas de palacio y al supremo elector. Lo que es innegable es que se conforma como uno de los personajes, por lo menos en la arena digital que más negativos le aportan a la gestión de gobierno y al manejo de la pandemia.

¿Por qué mantener a un vocero cuya credibilidad es nula?, ¿por qué permitir que la cara visible de la autoridad federal se confronte con políticos de mucha mayor relevancia y capacidad política como son los gobernadores?, ¿por qué asumir los altos costos de mantener a un “pronosticador” que ha fallado regularmente y contundentemente en sus aseveraciones?, pero lo más grave, ¿cómo disculpar su falta de empatía?

@HLGatell siempre acompaña sus cifras con el cliché discursivo de “lamentables muertes”, “defunciones todas ellas lamentables” y otros acomodos que hoy por hoy no confortan a nadie. Ha pasado de culpar a los gobiernos estatales, a los viajeros y por último a la sociedad en su conjunto de los pésimos resultados en salud pública que ha arrojado la pandemia. Y el colmo de su falta de empatía lo arrojó este sábado con un video donde señala: «Porque el riesgo no es para mí, ni para el presidente, ni para el gobierno; el riesgo de que repunte la epidemia es para todos ustedes”.  El sentimiento medido en las distintas publicaciones que retoman este fragmento es total y absolutamente negativo, prácticamente unánime si tal cosa existiera en el ambiente digital.

De escribirse un texto llamado lecciones para políticos principiantes el capítulo uno debería de contener este como el peor ejemplo de conexión con la ciudadanía, y peor aún por tratarse de un caso de vida o muerte. Todos sabemos que la suerte de, por ejemplo, los diputados no va aparejada a la nuestra, si sube la gasolina, ellos tendrán vales, si cae el empleo ellos no tienen riesgo de ser despedidos, pero aun así NUNCA lo presumen, sería demencial hacerlo. ¿Qué estaba pensando el Subsecretario al esputar una frase de esta naturaleza?, ¿quiere que lo corran?, cualquier presidente que escuchara esto debería de proceder con un cese fulminante, aun cuando los resultados técnicos hubieran sido impecables, que hoy por hoy nos queda claro que tampoco es el fuerte del doctor. El HT #FueraLopezGatell se convirtió en tendencia sostenida durante el fin de semana.