Operación «Barracuda» persigue a «Los Grillos», supuestos autores de masacre en 2013

1530
Operación Barracuda

REDACCIÓN. Las autoridades desarrollan la mañana de este lunes la Operación  «Barrucada». Según se conoció, se efectúan 37 allanamientos de morada, varias órdenes de capturas y la privación de ocho bienes de supuesto origen ilícito.

Esta nueva acción en contra del crimen organizado es coordinada por la Fiscalía Especial de Delitos Contra la Vida (FEDCV) y la Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (FESCCO). Esto, con el objetivo de desarticular a la banda criminal denominada “Los Grillos”, por ello la operación se desarrolla en los departamentos de Cortés, Atlántida, Copán y Comayagua.

A “Los Grillos” se les vincula a una serie de delitos, entre ellos: asesinato, asociación ilícita, lavado de activos, tráfico de drogas. Además de dedicarse al sicariato en la zona norte, atlántica y occidental.

De acuerdo con la investigación realizada por la ATIC y coordinada por la FEDCV y la FEDCV, los integrantes de esta estructura criminal comenzaron sus actividades ilícitas en el traslado de droga; es decir, para la organización criminal de los hermanos Rivera Maradiaga, quienes guardan prisión en Estados Unidos por estar acusados de narcotráfico.

El Ministerio Público ha establecido que este grupo criminal está ligado a la masacre acontecida el 15 de agosto de 2013. Esto, en el Aeropuerto “Ramón Villeda Morales”  de La Lima, donde perdieron la vida al menos seis personas, extremo que además confesó Devis Leonel Maradiaga en una corte penal de New York, EEUU.

OPERACIÓN BARRACUDA

Después de algún tiempo de trabajar para la estructura criminal de los hermanos Rivera Maradiaga, “Los Grillos” comenzaron a realizar quite de grandes cantidades de drogas. Y arreciaron los trabajos de sicariato por la disputa de territorio.

Operación “Barracuda” es apoyada por la Tropa de Inteligencia y Grupos de Respuesta Especial (TIGRES), Fuerzas Especiales de las Fuerzas Armadas. Así como la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) y el Ministerio Público (MP), a través de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC).

MASACRE DEL 2013

El entonces ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, afirmó en 2013 que la pugna entre
“dos facciones delincuenciales de La Ceiba fueron las que se enfrentaron” originando la muerte de seis personas. Lo anterior, el viernes entre las 6.00 y 6.30 de la tarde en el aeropuerto de San Pedro Sula.

Al ser consultado si las muertes eran por peleas entre las bandas “Los Grillos” y “Los Pelones” que, según las autoridades policiales, se disputan territorio en La Ceiba, el ministro respondió: “Se está hablando de eso”.

La Policía identificó a cinco de las seis víctimas: Ramón Juvine Murillo Lara, Carlos Roberto Hernández Montoya, René Fernando Mejía Toledo. También, Anthony Nahúm Martínez y Olvin Francisco Castro Guevara. La esposa de Castro, Cristina Cárcamo, resultó herida.

Según fuentes policiales, “la disputa por territorio y drogas sería la causa de la muerte de los seis hombres que fueron acribillados al salir del estacionamiento”.

EN PLENO ESTACIONAMIENTO

La Policía informó que ninguno de ellos tenía antecedentes penales. Luego elementos de la policía de investigación y fiscales inspeccionaron los vehículos de los occisos. Además, sus maletas y los documentos que portaban para tener elementos que les ayudaran a esclarecer el caso.

El sangriento hecho ocurrió en el carril de salida de la terminal aérea. El subcomisario Eduardo Vargas dijo que el crimen fue bien planificado. Ya que, según información recogida en la escena, los asesinos atravesaron sus vehículos para cortarles el paso a sus víctimas.

“Estas personas obstruyeron la salida de los vehículos en que iban los occisos. Se colocaron a unos 10 metros, se bajaron, se dirigieron a los carros. Y bajaron a los ocupantes para
matarlos luego de identificarse como policías”.

La Policía informó que “Olvin Francisco Castro Guevara, originario de La Ceiba, y quien se supone era la persona que venía en un vuelo comercial de Miami en compañía de su esposa Cristina Cárcamo y sus dos hijos de 4 y 1 años, era el supuesto objetivo”.

INDICIOS

En la escena del múltiple crimen los agentes de inspecciones oculares cuantificaron 57 casquillos de armas de grueso calibre. El vehículo turismo Toyota color gris con placas PCS 1948, uno de los tres que eran ocupados por las víctimas. Pues según la Policía de Investigación, había sido robado en La Ceiba el 1 de octubre y había sido adulterado.

Según investigadores, el múltiple crimen fue el resultado de un plan perfecto. “Los asesinos tenían todo coordinado. Ya que esperaron la llegada de Olvin Francisco Castro y su familia, quienes llegaban procedentes de Miami. Él era su objetivo”.