Cuatro defensoras de DDHH han muerto en Honduras durante el 2020

339
defensoras de ddhh asesinadas honduras
El registro lo lleva la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos de Honduras.

TEGUCIGALPA, HONDURAS. Cuatro defensoras de derechos humanos han muerto de manera violenta en Honduras entre los meses de enero y julio de 2020, según revela un nuevo informe publicado el jueves por la Red Nacional de Defensores.

En el mismo periodo de tiempo se han contabilizado 529 agresiones a activistas por defender los derechos de sus comunidades y recursos naturales. La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras es la que se encarga de llevar el registro.

Últimos asesinatos

El documento detalla que la última activista asesinada en Honduras fue Scarleth Cáceres, a quien sujetos desconocidos la atacaron en un populoso barrio de Tegucigalpa.

Cáceres se desempeñaba como defensora de los DD.HH de la comunidad tansexual de Honduras. Además era miembro activo de la Asociación Arcoíris.

Otra defensora que perdió la vida de manera violenta fue Luz Clarita Zúñiga. Ella también defendía los derechos de la comunidad Lésbica, Gay, Bisexual, Transgénero e Intersexual (LGTBI).

A Clarita la asesinaron hombres desconocidos, fuertemente armados, el pasado 3 de mayo en la ciudad de La Ceiba, departamento de Atlántida.

Melisa Cardoza, representante de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos, dijo durante la presentación del informe que a Cáceres y Zúñiga las asesinaron «a mansalva y de manera brutal».

«Estamos hablando de un nivel de brutalidad y crueldad impresionante, solo porque representan creencias, características, que las hace diferentes al resto de la comunidad», subrayó.

Lea además – «Se desanimaron»: Nueva caravana migrante salió de SPS pero no llegó a la frontera

Defensoras de territorios

A la defensora del territorio, Iris Arentina Álvarez, la asesinaron «agentes de seguridad» durante un «violento e ilegal desalojo», dice el informe. El hecho ocurrió exactamente en el municipio de Marcovia, Choluteca, al sur de Honduras.

La cuarta defensora asesinada es Karla Ignacia Piota, integrante de la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), quien falleció el 12 de enero pasado a consecuencia de las heridas que sufrió durante un atentado, señala el documento.

Más de 500 agresiones a defensores

La Red Nacional registró entre enero y julio de este año un total de 529 agresiones, de ellas 425 corresponden a ataques colectivos. El 71 % fueron intimidaciones y hostigamiento psicológico, y el otro 46 % amenazas y ultimátum, cita el documento.

Entre las principales agresiones figuran restricciones a la libertad de expresión, movimiento y reunión, calumnia, señalamientos, campañas de desprestigio y expresiones de odio, incidentes de violencia sexual, detenciones ilegales y arrestos arbitrarios.

«Regularmente las compañeras reciben amenazas y agresiones combinadas», subrayó Cardoza, quien lamentó que las feministas sean “blanco de odio” desde hace muchos años.

Pandemia de COVID-19

Destaca que la pandemia de la COVID-19 ha venido a “agudizar todas las condiciones de riesgo y de sobrevivencia de nuestras compañeras y las comunidades”.

Además, ha llegado a reinstalar la idea de que “hay una fuerza institucional militar y policial que se encarga de nuestra seguridad, lo cual no ha sido cierto”.

El país centroamericano reporta más de 95.000 casos de contagios de coronavirus y 2.661 fallecidos por el virus, según cifras oficiales.

La organización hondureña exhortó al Estado a garantizar el libre ejercicio del derecho a la libertad de opinión y de expresión y que cesen los ataques sistemáticos a defensores de DD.HH.